Enviar
ANALISIS
Plata prestada pedirá Gobierno, a nivel nacional o mundial
DOS OPCIONES, NINGUNA BUENA

¿Inflación o altas tasas, qué prefiere usted?
 
Ante el problema crónico de un déficit en las finanzas públicas —el Estado no quiere hacerse más eficiente, el sector privado no quiere pagar más impuestos— el Gobierno se ve obligado a pedir plata prestada, para pagar sus gastos.
Se trata de por lo menos $1,8 mil millones —¢900 mil millones— en el semestre que viene.
A largo plazo, el Gobierno debe devolver la plata prestada, sin importar quién haya sido el prestamista.
Mientras tanto, no obstante, las consecuencias de pedir esta cantidad de dinero en el mercado interno son distintas, a las que resultarían, si se pidiera en el exterior.
En el primer caso, aumentarán las tasas de interés, lo cual implica menos inversión productiva, así como menor creación de empleo.
La otra opción produce un mayor nivel de inflación, así que las personas con ingresos fijos, pierden parte de su poder adquisitivo.
El proceso final podría involucrar un mix de ambos tipos de préstamos, en este caso las consecuencias serían una combinación de las dos opciones.
Cualquier pronóstico sobre el desempeño económico, el cual involucra decisiones de, literalmente, millones de actores, será impreciso.
Por eso, el análisis de ambas opciones, que se encuentra abajo, es una simplificación, cuyo propósito es el de indicar a grandes rasgos, lo que podemos esperar en los próximos seis meses, así como lo que la gente pueda hacer, para mitigar el impacto de los cambios venideros.


BOTON: ¿Quién gana, quién pierde?
Pablo Villamichel
Especial para la República
Fred Blaser
Co presidente, La República


Ver comentarios