Mónica Araya

Mónica Araya

Enviar
Martes 7 Mayo, 2013

La paz y tranquilidad fueron el escenario de este gran evento y no podemos dejarlo pasar por alto


Detrás del telón

…”coordinación, presencia y humildad se entrelazan en una lucha por expresar a través del cuerpo… Un espectáculo de danza dónde lo principal no son los bailarines, sino el mensaje… Se ve la simpatía del conjunto desde que entras a la sala y no quiero desvelar nada, así que ya veréis por qué… Pero termina y con sencillez y humildad saludan y te apetece verlos otra vez…”
Cuando se da un acontecimiento, sea importante o no, solo vemos a las personas que aparecen en escena. Disfrutamos del momento y por supuesto la criticamos. Porque no hay gran obra sin crítica.
Sin embargo, aunque bien sabemos que mucha más gente participó de este evento, pocas veces es nombrada, a menos que se trate de una película y nos detengamos a leer la letra pequeña mientras sale el resto del tumulto del cine.
Hoy quiero agradecer a toda mujer y hombre que fueron parte de la organización de la llegada del presidente Obama y de la reunión de presidentes del SICA.
Quiero dar un agradecimiento especial a nuestra embajadora de los Estados Unidos en Costa Rica, Anne Andrew, por haber hecho posible esta importante visita y por todo el apoyo e interés genuino que ha demostrado por nuestro país y sus problemas internos; no solo de palabra, sino con acciones concretas.
A nuestra embajadora de Costa Rica en Washington, Muni Figueres, y su equipo, porque estoy segura de que hubo mucha tela que cortar antes de lograr la meta.
No puedo olvidar a los policías, barrenderos, cocineros y cada “agente de paz” en momentos que nuestro país tenía los ojos del mundo viendo este pequeño pedazo de tierra. La paz y tranquilidad fueron el escenario de este gran evento y no podemos dejarlo pasar por alto.
Estimados lectores, para que cada uno de nosotros pudiéramos ver esta obra histórica desde la comodidad de nuestro hogar o escucharla mientras hacíamos alguna tarea personal, muchos sacrificaron su tiempo, con gran entusiasmo, entregando el 100% por largas horas de trabajo para que esa transmisión fuera realidad.
Gracias a cada uno de los equipos de periodismo escrito, radio, digital y televisión que con gran mística cubrieron este encuentro.
Lamentablemente como toda gran obra, aunque importante y reflexiva, termina; hay aplausos y baja el telón. De camino a casa se darán los comentarios y críticas, porque no hay gran obra sin ellas, sean estas buenas o malas.
La vida continúa y la vida real nos aborda de nuevo. Los problemas que olvidamos por un corto tiempo, tienen y deben ser atendidos o de nuevo nos salpicarán con sorpresa dejando al descubierto la realidad de cada día.
Cada obra deja una huella y una reflexión. ¡Me encantaría saber la suya!
Gracias por todo aquel que detrás del telón hizo que este sueño fuera perfecto.

Mónica Araya

Presidente Centro Regional de Competitividad Empresarial
[email protected]