Deporte tico cumplió
Alejandro Reyna y el boliche costarricense le dieron un gran aporte al país en el medallero de los Juegos.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Análisis

Deporte tico cumplió

Se rompió el récord histórico de medallas de oro y se desplazó a El Salvador del segundo lugar

La mayoría de los deportes costarricenses hicieron valer la inversión estatal y del Comité Olímpico, y demostraron que si se mantiene el apoyo, Costa Rica puede soñar con alcanzar en un futuro la corona de los Juegos Centroamericanos.
A principios de los Juegos, Guatemala y El Salvador, que desde 1994 se han repartido los dos primeros puestos de estas justas, lucían nuevamente como favoritos, pero Costa Rica no solo desplazó y dejó muy atrás a los cuscatlecos, sino que quedó a solo siete medallas doradas de los chapines.
Los ticos también superaron el récord histórico de 76 medallas de oro que lograron precisamente en los Juegos en El Salvador 1994, hace 19 años.
Luego de aquellas justas, Guatemala decidió invertir el 3% de su producto interno bruto en el deporte de ese país, lo que le hizo crecer en el plano deportivo. El Salvador hizo lo propio y según Henry Núñez, presidente del Comité Olímpico Nacional (CON), solo este año los chapines recibieron $84 millones y los cuscatlecos $12,5 millones.

201303172304290.a44.jpg
Tarik Soto, con sus cinco medallas de oro, ratificó su talento e inició con el pie derecho el camino hacia la Olimpiada en Brasil 2016. imagenesencostarica.com/La República
Desde 1994, Costa Rica quedó rezagada ocupando terceros o cuartos lugares, excepto cuando los chapines o cuscatlecos por algún motivo se ausentaron de las justas.
Para estos Juegos, Costa Rica invirtió por primera vez en su historia $4 millones para la preparación de sus deportistas y dio señales de querer empezar, por primera vez, a hacer las cosas bien, y pese a la diferencia en la inversión económica, Guatemala solo superó en siete oros a los nacionales. No obstante, ahora la pregunta que se hacen todos es: ¿continuará ayudando el Estado al deporte, o dará marcha atrás?
William Corrales, ministro del Deporte, reconoció que “no tendría sentido volver atrás después de legar al país infraestructura y de demostrar que tenemos capacidad para organizar eventos de este tipo”.
Corrales aseguró que al menos en el actual gobierno “dejaremos los recursos para la preparación de los atletas nacionales que clasificaron para los Juegos Centroamericanos y del Caribe”, que se celebrarán el próximo año, y con eso “dejar una huella para que los posteriores gobiernos sigan haciendo lo mismo”.
Salvo excepciones, la del fútbol masculino (para variar) una de ellas, el tenis de mesa, la lucha, el tenis de campo (que heredó cinco canchas en el Parque de la Paz, que deben ayudar a levantar este deporte), el futsal, entre otros, la mayoría de los deportistas nacionales y disciplinas supieron responder.
Dirley Yepes, la esgrimista, fue un ejemplo de lo que hace la inversión en un atleta que realmente tiene talento. De ella se esperaba, tal vez, una presea dorada, porque debía enfrentar a una rival bastante difícil, Jessica Jiménez de Panamá. Al final Yepes le dio tres oros y una plata al país.
“Esto es como dicen, mucho con demasiado. Sinceramente, mi preparación por Francia y Polonia durante inicios de este año fueron con el fin de prepararme para afinar mi especialidad en espada y terminé con dos más de lo presupuestado”, destacó la esgrimista tica, quien junto a sus compañeras ganaron también la primera medalla de oro por equipos en la historia de este deporte, en Centroamericanos.
Tarik Soto, de gimnasia, y Alejandro Reyna, de boliche, con cinco oros fueron los que más oro individual aportaron, dos disciplinas que también hicieron valer la inversión, pero que en el pasado han estado muy olvidadas, incluso por la prensa deportiva, alguna de la cual descubrió en estos Juegos, que Costa Rica es mucho más que fútbol.
“Estoy muy feliz, satisfecho con la labor cumplida y darle a mi país estas medallas. Creo que a partir de hoy la gimnasia tendrá más atención en muchas otras personas”, manifestó Tarik Soto, quien agregó que “solo pido más atención y nosotros los atletas haremos el resto”.
También los aficionados costarricenses tuvieron la oportunidad de disfrutar deportes que nunca habían observado y que les gustaron, como el caso del balonmano, que en femenino conquistó otro oro y que fue muy aplaudido.
Igual buena impresión dejó la selección femenina de fútbol, que les pasó por encima a sus rivales, jugando bien, demostrando conceptos claros en su juego y jugadoras talentosas.
El patinaje con Susan Piedra, la buena actuación de Mario Montoya (tres oros) lavándole un poco la cara a una deficitaria natación; los cuatro oros de Violeta Mitinian y muchos otros oros más en las artes marciales y otros deportes individuales y colectivos, que no alcanza este texto para mencionar, colaboraron para ese repunte costarricense, producto de la combinación del talento con la ayuda económica. Henry Núñez aceptó que “sin ese aporte de dinero que se les dio esta vez a los atletas, Costa Rica no hubiese obtenido ni 40 medallas de oro”.
Se cierran los Juegos, vienen las evaluaciones para quienes superaron las expectativas o fracasaron, y las palabras de Núñez invitan a examinar lo sucedido: “ganamos muchas medallas que no esperábamos, y perdimos muchas otras, con las que contábamos...”.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios