Defensa sin precedentes del peso mexicano fracasará
Enviar

El intento sin precedentes de México de apuntalar el peso esta semana es un éxito hasta ahora, pero Barclays y Morgan Stanley dicen que terminará por fracasar.

El peso lidera los aumentos de los mercados emergentes desde que las autoridades elevaron las tasas de interés de forma inesperada, además de anunciar recortes presupuestarios y una nueva política de intervención monetaria el 17 de febrero. El fortalecimiento impulsó los retornos de los bonos mexicanos con denominación en pesos a 3,2% en términos de dólares el jueves, en comparación con un promedio de 0,1% de la deuda de los países en vías de desarrollo.

A pesar de la recuperación de la moneda de un bajo nivel récord como consecuencia de las medidas, Marco Oviedo de Barclays, pronostica que el aumento será efímero mientras las tasas de interés más altas afectan a una economía mexicana vacilante que ya se ve afectada por la caída de los precios del petróleo. Analistas de Morgan Stanley encabezados por Luis Arcentales dicen que las recientes medidas “no cambiarán la dirección” del peso, que sigue siendo la gran moneda de peor desempeño del año luego de declinar 6% hasta el jueves.

El incremento de la tasa “parece una medida apresurada”, dijo Oviedo desde Ciudad de México. “Banco de México ha ingresado en una dinámica muy complicada, ya que si el peso continúa depreciándose el mercado podría incorporar más aumentos de tasas. No queda claro que las tasas más altas tengan un impacto positivo en la paridad cambiaria. Es evidente que no lo tendrán en la economía”.

Ricardo Medina, un vocero del banco central, se negó a hacer declaraciones sobre el impacto de las medidas.

En un anuncio coordinado, el gobernador del banco central, Agustín Carstens, y el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dijeron el miércoles que los costos crediticios aumentarán 0,5 puntos porcentuales, a 3,75%, y mencionaron el riesgo de que la depreciación de la moneda alimente la inflación. Banco de México dijo también que reemplazaría un programa de subastas diarias de dólares para vender dólares de manera directa a los bancos cuando hiciera falta para respaldar la moneda.



Ver comentarios