Enviar

¿Sabe usted cuál es el estado de las tuberías de distribución de agua potable en todo el país? ¿En qué medida podrían afectar su vida o sus negocios si están deterioradas como para que llegue a producirse contaminación? ¿Dónde es necesario realizar cambio de tuberías de agua y cuánto nos costará?


¿Cuál es y será el costo del agua?


El mundo de los negocios y el progreso del país no serán los mismos si logramos tener una buena política del agua que si no la tenemos.
Cada año —desde hace 22— los medios dedican espacios al hecho de que el 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua.
Sin embargo, ante la realidad mundial, tenemos claro que todos los días debe haber preocupación y ocupación acerca de todo lo concerniente al agua ya que sin ella no hay vida.
Es verdad que algunas regiones del mundo son las que más padecen hoy por falta de este líquido vital y que se deberían emprender acciones a nivel internacional para evitar que esto ocurra y llegue a extremos en que haya gente que enferme o muera por falta de acceso al agua potable.
Pero también es verdad que cada país, aun aquellos donde la naturaleza provee lluvia suficiente, como el nuestro, tendrá problemas si no toma las medidas necesarias para conservarla.
Proteger el agua subterránea así como la superficial (ríos, lagos) las fuentes, almacenarla en cantidad y calidad adecuadas y distribuirla a fin de que a nadie le falte, es obligación del Estado, pero la ciudadanía debe vigilar que esto ocurra.
De ese modo, la totalidad de la población, la industria, el comercio y en general toda la vida nacional podrá seguir operando con éxito.
De otro modo, los problemas están a la vuelta de la esquina y algunos a la vista ya.
Al parecer, en nuestro país, Aresep —en un estudio de fiscalización— concluyó que en Acueductos y Alcantarillados (AyA) no se están aprovechando los fondos disponibles. Esto, de ser así, es grave.
Hay instituciones en las cuales los problemas de subejecución o mal uso de sus recursos, si ocurren, son sumamente preocupantes. Para ejemplo, baste mencionar a las que atienden la salud, la educación o la seguridad de las personas.
Pero aun funcionando bien, estas no pueden cumplir su misión si no existe la base de una población con acceso al agua potable en cantidad suficiente.
De ahí la importancia de abordar y solucionar a fondo cualquier inoperancia, incapacidad y muy especialmente si hubiere falta de un adecuado plan nacional, de una institución como AyA.
Una nota de este medio ayer llama la atención sobre estos hechos. Y debemos hacernos preguntas que han de tener respuesta.
¿Sabe usted cuál es el estado de las tuberías de distribución de agua potable en todo el país? ¿Sabe en qué medida podrían afectar su vida o sus negocios si están deterioradas como para que llegue a producirse contaminación?
¿Dónde es necesario realizar cambio de tuberías de agua y cuánto nos costará? ¿Hay estudios sobre esto? ¿Existe presupuesto y recursos económicos y técnicos para atender este aspecto tan importante de la distribución de agua potable? Tiene la palabra AyA.

Ver comentarios