Enviar
Viernes 15 Agosto, 2014

No se permita, bajo ninguna excusa o pretexto, introducir ningún tipo de manifestación religiosa en el Congreso


Costa Rica, ¿un gobierno laico?

En los últimos años la mayoría de las nuevas sectas evangélicas vienen alegando para que en este país se establezca un gobierno laico, lo que me parece justo, ya que el evangelismo ha convertido por medio de una fuerte propaganda a una sustancial parte de nuestra población a sus diferentes sectas. Por laico, se entiende: ninguna manifestación religiosa en el gobierno, y los evangelistas se están contradiciendo, cuando llevan sus Biblias e incitan a rezar antes de las sesiones.
Ellos entienden lo que el laicismo significa, pero están usando subterfugios para lograr que nuestro gobierno al declararse laico, suspenda los dineros que le otorga a la religión católica por ser la del Estado, ya que ellos no reciben dineros, por ser independientes del Estado. Utilizan la expresión de otros políticos, como ingobernable, para fingir que, rezando Dios les ayudará a gobernarlo, pero a lo que apuntan, es a verse libres de un gobierno católico, y so pretexto, llevar la Biblia al Congreso.


Esto me parece un plan muy sutil y encubierto. La prueba está en la sesión del congreso, donde so pretexto de la ingobernabilidad, comprometieron a los demás diputados a rezar, lo que casualmente va en contra de lo que alegan. Se cerraron iglesias, que no cumplían con los códigos establecidos para la seguridad de sus creyentes y el espantoso escándalo que perturba a sus vecinos, durante sus actos religiosos. Invocan persecución y otros alegatos falsos, hasta crear no un gobierno laico sino pluralista en este caso, e ingeniosamente, establecer un gobierno donde introduzcan sus ideas, con sus propias interpretaciones bíblicas.
En esto concuerdo con la socióloga M. Sagot, ya que se prestaría para que se dé dineros a toda clase de iglesias y no pagar impuestos e influenciar en él.
Hay que recordar: la Biblia se tiene como la palabra de Dios por todos los cristianos y sirve de cuña para que los evangelistas introduzcan sus ideas en el congreso.
Un gobierno Laico no tiene religión alguna que se practique dentro del mismo oficialmente.

Ya que esta situación está en pleno desarrollo, una vez establecido el gobierno laico, se instituyan pautas para poder regirnos sabiamente y vivir en paz con los demás ciudadanos de cualesquier fe, pensamiento religioso o que no lo tengan, y la principal, sería: no llevar La Biblia, al gobierno. Es decir, no mezclar lo político con lo religioso; y menos en un gobierno laico, como estos evangelistas lo proponen.
Me dirijo a los demás miembros del gobierno nacional, que si adoptamos ser laicos, no se permita, bajo ninguna excusa o pretexto, introducir ningún tipo de manifestación religiosa en el Congreso, como implementar leyes bíblicas, ni de otras religiones que se practiquen en nuestro territorio nacional, y como reza el dicho: “Cada uno en su casa, y dios en la de todos”.

Rodolfo Víquez Bontempo

[email protected]