C-neutralidad es un buen negocio
El tema de la carbono neutralidad debería ser una obligación de cualquier organización, explica Manuel González de Inteco. Marco Monge/La República
Enviar

Ocho empresas redujeron más de 20 mil toneladas de emisiones

C-neutralidad es un buen negocio

Reducción de costos y altos estándares en imagen son sus grandes beneficios

Si usted es empresario y no ha pensado en hacer sostenibles sus procesos industriales, o comerciales, se está quedando atrás, porque todo apunta a ser carbono neutral.

201308170034160.n22.jpg
En nuestro país, ocho empresas que verificaron sus inventarios de emisiones de carbono lograron reducir 20 mil toneladas en sus emisiones de gases de efecto invernadero, lo que se traduce en ahorros considerables en factura energética, combustibles y otros factores.
Hay países que están dispuestos a no hacer negocios o aceptar productos de empresas que no sean certificadas C-neutrales, principalmente europeos.
Incluso el presidente Barack Obama de Estados Unidos acaba de lanzar un programa para el cambio climático que implica la reducción de financiamiento a organizaciones que producen a través de carbón, donde se restringirán los créditos para enormes inversiones de este tipo.
“El tema de la carbono neutralidad debería ser una obligación de cualquier organización debido al uso que hemos dado a los recursos por miles de años. Este se ve traducido en dos grandes aspectos, el primero, una significativa reducción de costos, y por otro lado, la imagen, ya que los consumidores se han vuelto más exigentes y sofisticados”, explica Manuel González, coordinador de la Unidad de Verificación del Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (Inteco).
Las organizaciones estudiadas fueron Dos Pinos, Intel, Holcim, Geocycle, Travel Excellence, Florida, ArcelorMittal y BAC San José. De estas empresas, tres ya obtuvieron el sello de C-neutralidad otorgado por el Gobierno, y cinco han declarado sus inventarios.
Las empresas nacionales están realmente comprometidas y obtienen grandes avances en la medición y reducción de su huella de carbono. Entre 2011 y 2012, un 40% más de empresas ha decidido verificar sus emisiones, según González.
“Los beneficios centrales son el orden en sus negocios desde el punto de vista del inventariado de sus emisiones, el ahorro en consumo eléctrico y de combustibles, y que pueden ser cuantificados”, indica el experto de Inteco.
Además, para el mercadeo de las compañías es un plus por la preferencia que cada día es más marcada en cuanto a realizar negocios con empresas verdes.
Obtener una certificación de carbono neutralidad da grandes beneficios a una empresa y la hace ser más competitiva desde ambos puntos de vista tanto imagen como costos de producción.
Incluso en las empresas que ya cumplen con esta certificación a lo interno los empleados tienden a identificarse más con la empresa, mejoran el trabajo en equipo, mejorando la productividad.

Fabio Parreaguirre
[email protected]

Ver comentarios