Alberto Cañas

Enviar
Miércoles 28 Noviembre, 2012

CHISPORROTEOS

No recuerdo, en mi carrera de 68 años de periodismo, haber metido la pata de una manera tan estruendosa como el sábado pasado, cuando, sin poderme explicar a mí mismo por qué, salí a decir lo contrario de lo que estaba pensando.

Y es esto: me propuse señalar a Luis Fishman como el diputado que salió por los fueros del honor de la Asamblea Legislativa, cuando planteó ante la propia Sala Constitucional la ilegalidad del acuerdo que destituyó al magistrado Fernando Cruz, y por alguna razón que desconoceré mientras viva, mi cerebro dio la vuelta y me puso a criticarlo, como si él hubiese sido uno de los de la torta de cobrarle a ese magistrado ciertos votos que les salían güeros a los señores Arias.

Ya le expresé privadamente mi pena a mi buen amigo Fishman. Ahora cumplo con mi propia conciencia al darle excusas públicas por un error para mí inexplicable, pues no acabo de entenderlo.

Los votos que ciertos diputaditos le han cobrado al Magistrado Cruz, han sido votos negativos en asuntos en que los personeros de la administración anterior estaban profundamente interesados puesto que favorecían a poderosos intereses privados extranjeros, de esos que tanto y con tanto empeño han defendido, impulsado y propulsado los hermanos Arias, que no perdonan a los magistrados que votan contra las firmas y los intereses que ellos defienden, favorecen e impulsan.

Tenga la bondad el diputado Fishman de aceptar estas excusas públicas de amigo y reciba mi aplauso por su conducta en este asunto, como en tantos otros.

Alberto F. Cañas