Alberto Cañas

Enviar
Miércoles 21 Agosto, 2013

Esta columna propondría que La Nación elabore su propio diccionario castellano  acorde con sus propias reglas ortográficas y gramaticales, de suerte que los costarricenses podamos aprender a expresarnos en el buen castellano de que ese periódico hace alarde, no sabemos si todos los días, o todos los lunes, pero que sabe hacer alarde de buen castellano lo sabe... o lo supo anteayer


Chisporroteos

Solo 2 de cada 10 ticos aspira a ser empresario (p.1)

Alzan la voz por los que solo ladran o maúllan (p.20 A)

Solo 2 de cada 10 ticos aspira a ser empresario (p.28 A) porque al que no quiere caldo, dos tazas

Al-Yazira desafía el periodismo de EE.UU. en su propio terreno (p.41 A)

                                                         

Los cuatro títulos que hemos copiado aparecieron todos en La Nación del lunes, y nos impulsan a proponer que la Academia Costarricense de la Lengua se disuelva y haga entrega de todos sus documentos, archivos y bienes a ese periódico, que ha demostrado que, sin lugar a dudas de ninguna especie, tiene derecho a ser aclamado como el portabanderas del buen castellano, de la buena redacción y de la buena ortografía.


Aún más: esta columna propondría que La Nación elabore su propio diccionario castellano  acorde con sus propias reglas ortográficas y gramaticales, de suerte que los costarricenses podamos aprender a expresarnos en el buen castellano de que ese periódico hace alarde, no sabemos si todos los días, o todos los lunes, pero que sabe hacer alarde de buen castellano lo sabe... o lo supo anteayer.


No sé si se necesitará una ley de la república, pero debería encontrarse la manera de obligar a todos los costarricenses a expresarse, sea oralmente o por escrito, de acuerdo con las normas ortográficas y gramaticales de ese periódico.

Alberto F. Cañas