Enviar
Jueves 14 Junio, 2012

Cesantía y CCSS

Con el advenimiento de la Ley de Protección al Trabajador el porcentaje del 8,33 que sale de las cargas sociales, fue redistribuido. Unas de las finalidades en ese momento histórico era inculcar el ahorro al costarricense; además los patronos se quejaban de que los trabajadores cerca de su pensión realizaban más tiempo extraordinario para que su cesantía fuera más alta, hay que dejar claro que esta es un cálculo de los salarios ordinarios, extraordinarios y por ultimo, un derecho que tiene todo trabajador.
En un régimen solidario la carga social debería cumplirse con la máxima “el que más gana más da”. ¿Podría este régimen sostenerse si el aporte de los patronos morosos no se da? ¿Quiénes serían en este escenario los responsables? ¿Será esto deliberado?, ¿son los trabajadores de la CCSS los culpables?, ¿cuánto tiempo se arrastra esta situación?
Si el SICERE tiene la temporalidad de lo recaudado, ¿cómo están los rendimientos de esta temporalidad, dónde están o en qué se habrán invertido?
Si la cesantía viene de las cargas sociales y muchas instituciones como el INA, Fuerza y Luz, UCR, Poder Judicial, Recope, JPS y otros tienen sus topes por arriba de 12 años, ¿por qué los trabajadores de la CCSS no pueden?
¿Es posible pensar que una institución como la CCSS, con un patrimonio de más de ¢2 mil billones esté en crisis, y que esta sea a causa de sus trabajadores piso de tierra que tienen que ver con la atención directa del paciente?
El principio de legalidad es como una pistola en la mesa para acabar una conversación. Los administrativos de la institución ahora lo invocan cuando dicen que el cálculo de la cesantía para los trabajadores está mal aplicado y que es un error el 11,33% más el rompimiento del tope y que pone en peligro la estabilidad financiera, que ahora con el eslogan de salvar a la institución, se tiene que estabilizar.
¿Dónde están los culpables de esta mala praxis administrativa y financiera, ya que ningún grupo de presión lo ha solicitado? ¡¡¡hacia dónde vamos!!!
Síntomas de una privatización, realidad o ficción, pareciera ser que la cosa no es una ni otra; es más bien mixta, es algo paulatino, bien pensado, allanando el terreno para el anuncio final que la CCSS no tiene capacidad para administrar los seguros, deber dado de forma constitucional.
Ya para 2006 fue publicado un articulo (diez reflexiones sobre el financiamiento de la salud en Costa Rica) por un gerente actual de la CCSS donde propone la privatización de los servicios de salud en el primer nivel de atención sobre todo en las zonas rurales. ¿Hacia dónde vamos? ¡¡¡Juzgue usted!!!
La alharaca administrativa desplegada por varios gerentes en estos últimos días con relación al pago de la cesantía y la desbandada de trabajadores de la institución, pone una vez más en el escenario público la intención del desprestigio de estos administrativos para con los trabajadores queriendo desviar la atención de la verdadera problemática e intención, que es la privatización.
Recuerde señor ciudadano los casos de corrupción Caja- Fischel, ICE-Alcatel, la Caja estaba en una situación financiera difícil, pero se endilgaba al trabajador, en ese momento como ahora, el problema de las filas y otras cosas mientras los grandotes elucubraban sus negocios turbios.

Angelo Castillo Flores
Médico cirujano