Enviar
Jueves 10 Abril, 2014

Que cambiar todo lo malo que hemos tenido sea el pensamiento del nuevo Presidente, porque el paisaje negro de los últimos años, tiene que desaparecer para siempre, si los costarricenses juntos, tomamos en cuenta la HISTORIA DEL PAÍS


Celebramos la democracia

Hemos celebrado una verdadera fiesta democrática en Costa Rica, sin simulacro ni imitación, sino una democracia soberana como la que siempre hemos tenido, con voluntad popular inobjetable.
Estuvimos a punto de perder el rumbo pero las aguas han retornado a la calma. Ahora, con cambio en el timón, nace la esperanza tomando en cuenta, que lo malo no está en la corrupción, ni en la crisis económica, ni en el descrédito de las instituciones, ni el desgarro del tejido nacional.
No, lo malo era habernos quedado sin Norte, sin proyecto y hasta sin futuro, adjuntando, todo lo demás.
Sin duda, nuestro nuevo presidente tendrá que “ponerse las pilas” olvidándose de una vez por todas de las granjerías o como dice un gran amigo, “de gollerías”. Tendrá que poner los puntos sobre la “i” y sacudirse desde ya de los sindicatos culpables, en gran medida, del retroceso de la nación para huir lo más rápido posible de la inercia de un sistema enfermo.
No podemos los costarricenses convertirnos en un país de “truncados”, pobres y sin destino. Dios quiera que esta inyección a la primera magistratura sea la regeneración al tejido enfermo.
Que don Luis Guillermo le sepa quitar las bridas y lo sane, lo cure. Que al finalizar su mandato no existan decepcionados, ni de la izquierda, ni del centro ni de la derecha, para que todos podamos seguir comiendo el tamalito y el gallo pinto tranquilos, sin estar nunca más pendientes de crisis nacional.
Que las intenciones de todos los costarricenses sean las mejores, las más acertadas y que juntos, podamos ayudar al nuevo gobierno a quien desde ya, le exigimos una gran calidad humana en todo su liderato.
Ahora juntos, líderes y ciudadanos comunes y corrientes, tenemos que representar la esperanza de esta gran nación llamada Costa Rica.
Que cambiar todo lo malo que hemos tenido sea el pensamiento del nuevo Presidente, porque el paisaje negro de los últimos años, tiene que desaparecer para siempre, si los costarricenses juntos, tomamos en cuenta la HISTORIA DEL PAÍS.

Eliseo Valverde Monge

Médico