¡Casi casi se vuelve a ganar!
Yeltsin Tejeda, de gran partido, se encargó de comandar el medio campo. En la acción, pelea el balón con Aldo de Nigris, tan caído como su equipo. Alfredo Estrella-AFP/La República
Enviar

¡Casi casi se vuelve a ganar!

Costa Rica volvió a silenciar el Estadio Azteca y por poco se lleva la victoria

México D.F.. Sí se pudo, sí se pudo jugar bien, sí se pudo ser ofensivos, sí se pudo silenciar el mítico Estadio Azteca, y casi casi se puede ganar, poco faltó, pero al final el empate a cero selló el juego entre México y Costa Rica.

201306112311420.a11.jpg
Y es que lo que mostró Costa Rica, sobre todo en los primeros 45 minutos, valen el boleto a Brasil, valen la pena y demuestran que hay condiciones para jugar bien y no solo pensar en defender.
Aparte de jugar bien, hubo entrega, ganas, amor, lucha, tenacidad, deseos de hacer las cosas bien, y si a eso se le agrega la calidad individual, se da el buen partido de anoche.
Las circunstancias estaban dadas y la Nacional las aprovechó, México sin ser un equipo malo ni nada que se le parezca, no pasa por su mejor momento, el ambiente no le favorece y sus jugadores están confundidos.
Jorge Luis Pinto los estudió y muy bien, mandó a quitarles la pelota pero a cuidarla cuando se tenía, reforzó la defensa para dar libertades en la media cancha y contragolpear con orden.
Y cuando un equipo está inseguro como el azteca, lo mínimo los marca y eso se dio al minuto cuatro, cuando Cristian Bolaños filtró un pase a Joel Campbell, ambos de buen accionar, quien fusiló a Jesús Corona, con tan mala suerte que la pelota se estrelló en el poste.
Allí surgieron los fantasmas, ya el técnico José Manuel de la Torre mandó indicaciones de una marca más cercana con el llanero solitario de la Nacional, porque temía una sorpresa.
El partido no era muy intenso porque a la Sele no le interesaba y sin perder tiempo deliberadamente, cuando tuvo el balón lo pasó de pie a pie, desde la defensa hasta Campbell.
Eso los desesperó y comenzaron a intentar entrar por los costados, donde el que sacó alguna ventaja fue Pablo Barrera ante Junior Díaz, ya que Cristian Gamboa anuló por completo a Andrés Guardado y allí México perdió medio equipo.
Un par de corridas con centros picantes que salió a cortar Keylor Navas, quien regresa a su mejor momento, ante llegadas de Javier Hernández y Aldo de Nigris, fueron lo más peligroso, muy poco para un equipo obligado a ganar.
En tanto la Nacional, donde solo Bryan Ruiz no anduvo a la altura del resto de sus compañeros, pudo abrir el marcador, justo en una acción de Campbell que desvió de nuevo Corona y un remate de Ruiz que salió ligeramente desviado.
En la complementaria el comportamiento defensivo siguió siendo impecable, Acosta, Umaña y González estuvieron finos, limpios en la marca, con buenos tiempos y alejando el peligro. De Nigris y Chicharito no hicieron nada, los anularon.
En ofensiva sí se mermó, es cierto, pero más por presión de los locales que por estrategia, la marca en contra fue más fuerte y eso impidió tener la misma posesión.
Ahora era más velocidad y la encontró con Kenny Cunningham, quien en lugar de Bolaños hizo pasar ratos amargos a la zaga azteca, que a punta de faltas lo frenó. En la única que se les escapó se tardó en dar el pase a Ruiz, en lo que parecía el gol del triunfo.
En el banquillo de la Tricolor sabían que podían ganar, pero estaba claro que no iban a perder, Pinto ató los cabos que se podían soltar, reordenó marcas y acabó con el empate, en el juego que horas antes había definido como el más importante de su carrera.
Costa Rica va bien, suma en la hexagonal, gana en casa y araña puntos afuera, pero lo mejor es que hizo un partido en el que aunque no ganó, sí gustó.

201306112311420.a111.jpg
La defensa tica se lució ayer, estuvo impasable. El lateral Cristian Gamboa fue otro que tuvo una gran actuación y se encargó de frenar a jugadores como Javier “Chicharito” Hernández. OMAR TORRES-AFP/La República

Cristian Williams
[email protected]
Enviado especial

Ver comentarios