Enviar

A mayo pasado, las operadoras de pensiones tenían invertidos en el sector privado en Costa Rica, así como en el exterior, un total de $820 millones, según la Superintendencia de Pensiones, los cuales podrían ser invertidos en obras


Carreteras, un plan realizable con éxito

Construir las carreteras que Costa Rica requiere de forma segura y eficiente es posible y solo se necesitaría la voluntad política y una ejecución inteligente y transparente para lograrlo en tiempo razonable.
El resultado de un estudio hecho por este medio y publicado hoy lo demuestra.
Ha quedado claro que el modelo de concesión de obra pública que se intentó poner en marcha ha sido un fracaso por múltiples factores.
Lo poco realizado de esa forma en años atrás se convirtió en un largo vía crucis que terminó siendo mucho más caro de lo debido.
Otras obras no se han podido concretar por las dudas existentes, como es el caso de la propuesta terminal de Moín y otro ejemplo es el reciente fracaso de la nueva carretera San José – San Ramón.
Sin embargo, existe la posibilidad de hacer esa infraestructura que tanto necesita el país.
Para ello se pueden utilizar los llamados fideicomisos, administrados sobre todo por bancos del Estado (Nacional, de Costa Rica y Popular), que tienen la capacidad y experiencia para hacerlo además de contar con la garantía estatal.
Hay proyectos de carreteras que ya cuentan con un diseño y diversos permisos por lo cual un banco o un consorcio de ellos podría presentar un plan con los datos que permitirían medir el riesgo así como el retorno del proyecto.
La forma sería que dichos bancos captaran una parte del fondo de pensiones para invertir en la infraestructura nacional.
Actualmente, hay $820 millones disponibles de estos fondos, que crecen en no menos de unos $340 millones al año.
En el estudio hecho por este medio “quedan pendientes algunas dudas acerca de un control adecuado de los riesgos, así como del costo de un proyecto financiero de esta índole. Pero existen seguros que pueden cubrir el riesgo”.
A mayo pasado, las operadoras de pensiones tenían invertidos en el sector privado en Costa Rica, así como en el exterior, unos fondos de un total de $820 millones, según la Superintendencia de Pensiones, los cuales podrían ser invertidos en obras.
Por otra parte, resultarían así también beneficiados los pensionados, ya que ganarían unos intereses más altos que los que actualmente logran.
Nuestra nota hoy detalla eso y otros aspectos sobre la forma como este plan podría llevarse a cabo, volviendo al país a condiciones que en el pasado lo caracterizaron como tener en buenas condiciones las más importantes rutas nacionales y vías de acceso a casi todos los rincones del territorio nacional, incluidos los puentes que hoy mantienen a la población en riesgo.
 

Ver comentarios