Enviar

Este es un buen momento para que Luis Guillermo Solís aproveche algo con lo que no contaba, y quizás pueda proponerse un periodo de mucha comunicación con los costarricenses, a fin de ampliar, a toda la población, lo que piensa ofrecer en su próximo Gobierno


Buena comunicación puede ser clave


La sorpresiva retirada de la campaña política del candidato presidencial Johnny Araya ayer, sin duda habrá dejado muy dolidos a todos quienes trabajaron arduamente junto a él. Sin embargo, afortunadamente en Costa Rica se dan las cosas de este modo, en vez de enfrentamientos violentos.
Por otra parte ello significa para Luis Guillermo Solís, una oportunidad de oro para enfocar toda su atención y sus esfuerzos en sus planes y proyectos, en ampliar su comunicación al respecto con los costarricenses.
De algún modo, es empezar ya.
Volviendo a Liberación Nacional, el propio Araya manifestó su decisión de seguir trabajando dentro de ese partido para devolverlo a lo que llama sus raíces.
El país además tiene necesidad de una labor al interior de las agrupaciones políticas en general, para salir de la posición de maquinarias electorales y ser centros de estudio y formación de líderes de altura a todos los niveles, capacitados para asumir responsabilidades de Gobierno en cualquier momento.
Por otra parte, desde la posición actual de Luis Guillermo Solís, al no tener que luchar ya frente a quien fue su adversario hasta ayer, podrá disponer de más tiempo para ampliar acerca de su plan de Gobierno.
Algunos de los grandes problemas nacionales de hoy fueron tocados en los debates que la radio y la televisión ofrecieron durante la primera ronda de la campaña y que por cierto imprimieron algo nuevo que los costarricenses recibieron con interés y entusiasmo.
Pero sin duda, hubo muchos temas que quedaron por fuera y no porque los candidatos convocados de aquel momento así lo quisieran, sino porque los espacios no alcanzaban para abarcarlo todo.
Así, pensamos que este es un buen momento para que Solís aproveche algo con lo que no contaba, y quizás pueda proponerse un periodo de mucha comunicación con los costarricenses, a fin de ampliar, a toda la población, lo que piensa ofrecer en su próximo Gobierno, al menos en los más grandes temas de interés nacional.
No podemos dejar de lado que la mayoría de la ciudadanía no se dedica a leer los programas de Gobierno, sino que busca escucharlos, bastante completos pero resumidos, por parte de los candidatos. Así quedó demostrado en los pasados debates, que generaron mucha audiencia.

Ver comentarios