Ayuda para estudiantes excluidos
La solución de la exclusión en los colegios está en manos de todos, explicó Carol Angulo, directora local de la Fundación Acción Joven. Marco Monge/La República
Enviar

Acción joven

Ayuda para estudiantes excluidos

Fundación promueve proyectos sociales para evitar que dejen las aulas

La Fundación Acción Joven es una iniciativa que pretende apoyar a los alumnos de sétimo y décimo grado para que no abandonen el sistema educativo.
Los proyectos sociales, artísticos y ambientales han demostrado ser herramientas contra la exclusión o deserción de los estudiantes de colegio.
Este grupo de emprendedores necesita el apoyo de la empresa privada, pues es el motor que permite tener recursos para realizar las iniciativas.

201309272249420.n33.jpg
En total trabajan con diez colegios en riesgo social, dos en San José, seis en Guanacaste, uno en Puntarenas y otro en Limón.
Un total de 35 personas conforman la fundación y son los encargados de funciones administrativas, de recaudación, búsqueda de patrocinadores y formación de los menores en los centros educativos.
Trabajan dos objetivos principales, el primero eliminar la exclusión mediante proyectos que generen relación entre los compañeros y los docentes.
Además de permitirles tener voz en las soluciones de los problemas que afectan a su institución y comunidad.
Otro de los aspectos que tratan de mejorar es la sensibilización de futuros profesionales, ya que los colaboradores son estudiantes universitarios que realizan el trabajo comunal.
El fin es que estos futuros jefes y gerentes de empresas conozcan una realidad nacional de pobreza, problemas sociales y pocas oportunidades.
Uno de los exitosos ejemplos se dio en 2009 pues el Liceo Julio Fonseca tenía cerca de un 48% de abandono en sétimo.
Tras varios años de proyectos en este centro lograron reducir la exclusión a un 16% en 2012, lo que les permitió comprobar que mejorar las relaciones entre los jóvenes y docentes es la principal solución de cara a este problema.
Además han logrado generar relaciones de cooperación entre estudiantes de colegios públicos y en riesgo con instituciones privadas.
Por ejemplo, alumnos del Blue Valley School dan tutorías a jóvenes del Liceo Julio Fonseca en la Uruca.
El apoyo de las empresas es vital pues aportan el recurso económico y humano para motivar a los estudiantes.
El Banco Internacional de Costa Rica es uno de los patrocinadores del proyecto y a través de sus empleados capacitan a los jóvenes en cómo obtener becas.
Otras instituciones se suman a la temática de empleabilidad, donde les enseñan cómo elaborar una hoja de vida, cómo asistir a entrevistas e incluso visitan a las empresas donde desearían trabajar para que sean motivados a continuar los estudios.
Por medio de estas iniciativas, la fundación le muestra a los estudiantes sus oportunidades.

Angie Calvo
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios