Enviar
Sábado 5 Abril, 2014

Evitemos que Costa Rica se desplome, apoyemos al nuevo gobierno


Amanecer con esperanza

Tenemos nuevo presidente y la esperanza de que sea bueno para todos, que sepa escoger a las personas más responsables y esforzadas para los puestos en el gobierno, sucediendo igual con la Asamblea Legislativa y el Poder Judicial.
Que la corrupción que impacienta, no lo sea más, como ha pasado con los fondos de obra pública y que no existan más “inocentes” en el gobierno que son responsables de nada, pero que hacen crecer sus bolsillos espectacularmente.
No queremos que los saqueos millonarios (La Trocha), lastimen más al pueblo, en tanto la pobreza aumenta al no tomarse en cuenta el derecho a los alimentos que todos tenemos.
No más resquebrajamientos en esta sociedad con esas conductas que impiden el acceso físico y económico a los hogares más necesitados.
Igual, no queremos al narcotráfico proliferando a lo largo y ancho del país abultando beneficios a la mafia, que sin piedad, no le importa la enfermedad de nuestra juventud, esos muchachos que abandonados y sin futuro, se convierten en una carga para la familia y el Estado.
No más funcionarios ni gobernantes tolerantes de las drogas. Necesitamos un presidente que se soque la faja, porque si los jóvenes siguen enfermando, se presentará una tragedia nacional.
Este mandatario no podrá hacerse más el desentendido con este problema y menos desviar la atención a otros grupos de interés que carecen de recursos.
Sabemos que lo escalofriante de las drogas es ser un asunto multidimensional que se tiene que abordar de inmediato.
En nuestro territorio las drogas ingresan por el Sur, por el Norte, por el Pacífico y por el Atlántico y ahora se cultivan en las montañas de Talamanca y en otros lugares cercanos a San José, por lo que extraña que existan sindicalistas empeñados en que la Fuerza Pública no se equipe y modernice: ¿por qué será?
La inversión hecha por el Estado para combatir al narcotráfico no es la esperada. Recordemos que también algunos diputados se han opuesto a los patrullajes marítimos por buques norteamericanos, conociendo que nosotros no tenemos más que guardacostas.
En la Isla del Coco, donde hay pesca ilegal, también pasan frente a ella cargamentos de cocaína a los que no se puede hacer frente por falta de armas de grueso calibre en nuestras embarcaciones.
Al nuevo Presidente de la República le auguro suerte y muchos éxitos, pero desde ya, le vamos a exigir una estrategia diferente para emprender esta lucha contra la corrupción y el narcotráfico, donde existen nuevas sustancias psicoactivas con resultados fatales.
Necesitamos activar los motores de esta nación. Para lograrlo, no podemos si no es contando con personas con cuerpos y mentes sanas que estén lejos de los “malos y empedrados caminos” de los últimos años.
Evitemos que Costa Rica se desplome, apoyemos al nuevo gobierno.

José Eliseo Valverde Monge

Médico