Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Al rescate de la democracia

Alvaro Madrigal [email protected] | Jueves 03 mayo, 2012



De cal y de arena
Al rescate de la democracia


Lo que se juega en el redondel de la Asamblea Legislativa es ni más ni menos que la suerte de nuestra democracia, la calidad de sus instituciones, su vigor, su capacidad de respuesta a las demandas de progreso material preñado de justicia social y con indudable vocación moral.
Las instituciones emblemáticas de la democracia están fallando, sus resultados son pobres, ayunos de inspiración ética y con evidencias claras de haber perdido el equilibrio. Un resultado muy semejante a los aportes hechos por el PRI a la democracia mexicana gracias allá como aquí a la excesiva concentración de poder buscada y protegida por las clases dominantes de su arco político.
El PRI y el Partido Liberación Nacional cual travestis se despojaron de sus ideales para adoptar el ropaje propio de las maquinarias electorales, infiltradas para peores por los codiciosos grupos de poder económico y financiero que descartaron las vías políticas para asegurar sus privilegios y optaron por hacerse de su propio caballo, como en Troya.
Dolorosa deformación de un movimiento que participó decididamente en la construcción del Estado Social consagrado por la Asamblea Nacional Constituyente de 1949.
Hoy cae postrado, sumido en la impotencia, en el silencio, en la incapacidad para reaccionar ante la devastadora ola de corrupción. ¿Qué pasa en el PLN que calla y no iza la bandera de la decencia ante los desmanes de “los malos” que se apiñan en sus filas y de quienes nos habló preocupado semanas atrás su presidente, el Lic. Bernal Jiménez?
El poder absoluto corrompe absolutamente. Quizás las legiones de “buenos” liberacionistas no se han percatado de esta realidad, en cuyos ámbitos se incuba tanta inmundicia de peligrosas proyecciones para la democracia.
Me abruma y duele ver al PLN comprometido, impotente, atenazado, incapaz de entender que la misión histórica de sus forjadores no se ha agotado ni es renunciable y que el naufragio de la democracia le arrastrará también. No me queda más que abrigar esperanzas de que la Alianza Parlamentaria por Costa Rica sepa imponerse la tarea de encabezar el rescate de la democracia, devolviéndole plena vigencia al principio de división de poderes y a las reglas de los frenos y contrapesos entre ellos. No le va a ser fácil, Liberación da muestras de no querer ceder un ápice en sus dominios, tanto como que los desvelos por asegurar el matrimonio de conveniencia con un partido que lleva todas las características de un “derecho de llave” útil para abrir ciertas puertas, lo evidencia han tenido como principal razón de ser la recuperación del poder absoluto sobre el presupuesto nacional. Elemental fierro para sostener y prodigar privilegios y recibir contraprestaciones en lo que falta de este gobierno y en lo que se visualiza para 2014.
Todo está en la inteligencia, habilidad y capacidad constructiva que acumule la Alianza, para ganarse el favor del ciudadano.

Alvaro Madrigal

NOTAS ANTERIORES


Renta global, novedades

Martes 18 diciembre, 2018

La modificación hecha por la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, al articulo 1 de la...