Enviar
Al fin hubo contundencia
El primer objetivo se cumplió, llegó la hora del análisis antes de llegar a la hexagonal

Costa Rica sí puede jugar a la ofensiva, Costa Rica sí puede jugar sin cinco defensas, Costa Rica sí puede golear, sin importar que al frente estuviese un equipo tan limitado como Guyana.
Lo que se le pidió a Jorge Luis Pinto lo dio. Puso un equipo a pensar en atacar más que en defender y al final el resultado fue contundente, Costa Rica 7, Guyana 0, y lo mejor, selló la clasificación a la hexagonal final de la Concacaf por tres cupos directos al Mundial de Brasil 2014.
A rivales tan limitados hay que golpearlos rápido para evitar que se atrincheren, tal como le pasó a México el viernes anterior. Y eso se logró, ya que a los nueve minutos Randall Brenes abrió el marcador y el posible cerrojo guyanés.
Para demostrar que la noche era de goles, al 14, en acción individual Cristian Gamboa sacó una marca, se internó al área y soltó un remate cruzado que abombó la meta defendida por Derrick Carter, quien al final recibió siete goles, pero evitó una cantidad igual, deteniéndole hasta un penal a Alvaro Saborío en el complemento.
En medio de al menos cuatro oportunidades falladas y las rechiflas que el público le daba a Michael Barrantes cada vez que tocaba la pelota, se llegó al final de la primera parte, con el 2 a 0, que era corto para lo que se veía en la gramilla.
Pero es que la fiesta de goles estaba para la complementaria y sería “Chiqui” quien puso el tercero apenas a los tres minutos de reanudado el cotejo, con cabezazo, al quedar solo ante Carter.
Para peores Guyana se quedó con un hombre menos al expulsar a Walter Moore por penal a Saborío cuando se aprestaba a marcar. De poco le sirvió porque “Sabo”, desde los 11 metros puso el 4 a 0.
Ya era tiro al blanco, el partido se jugaba en 45 metros, Keylor Navas se tomaba una siesta y celebraba desde lejos, como cuando Celso Borges se la puso en bandeja a Cristian Bolaños para que fusilara y al 60’ pusiera el 5 a 0.
Fue el mismo Borges quien puso el 6 a 0, y de cabeza tras tiro de esquina de Barrantes al 76’, Saborío selló la goleada.
Misión cumplida, había que pasar la cuadrangular y se hizo, llegó la hora de analizar, mejorar, corregir y pensar en la hexagonal.

Cristian Williams
[email protected]
Ver comentarios