Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Dispares oportunidades cantonales

| Jueves 23 agosto, 2012




Se debe analizar qué falló en los procesos de descentralización municipal, ya que muchos gobiernos locales no han cumplido su misión

Dispares oportunidades cantonales

Datos que antes no se tenían, con respecto a las condiciones de vida en los diferentes cantones de los alrededores de San José, reflejan ahora la realidad de acuerdo con el Indice de Competitividad Cantonal recientemente publicado.
En realidad quien recorriera con un poco de interés los cantones desde hace bastante tiempo podía verificar las diferencias que se detallan en una nota de este medio ayer, pero ahora esto lo comprueban las cifras del Indice mencionado, al menos en lo que a inversión pública se refiere.
Mientras en unos cantones la gente dispone de un entorno adecuado, en otros sufre de gran inseguridad, falta de infraestructura, mal estado de calles y aceras (a veces inexistentes), falta de acceso a servicios, entre otros.
Esto genera una desmejora importante en la calidad de vida de las familias que a su vez no podrán proporcionar entonces las condiciones idóneas de vida y formación a sus hijos. Un franco camino de retroceso para el país.
Si vemos esto desde el punto de vista de descentralización municipal, el intento ha fallado en la mayoría de gobiernos locales que no han sido capaces de ejecutar sus presupuestos priorizando y atendiendo las principales necesidades de su comunidad.
Por otro lado, se debe revisar en qué invierten algunos gobiernos locales el dinero que sí logran ejecutar. ¿Cuántos de ellos dan prioridad a necesidades como seguridad, salud y educación, por ejemplo? Un ejercicio ineludible a partir de haberles transferido responsabilidad y fondos públicos.
La tarea de cerrar estas brechas, entre las condiciones de vida de unos y otros cantones, no es la única que debería considerarse, sino analizar también en razón de qué se llevó a cabo el proceso de descentralización municipal sin haber preparado adecuadamente a los gobiernos locales para enfrentar la tarea. De los errores hay que aprender si es que las intenciones son buenas.
En ese sentido, la despolitización de las acciones será siempre condición indispensable para que los procesos reinicien con la mira puesta en el bien común, única forma de que en un plazo prudencial comience a verificarse la reducción de la brecha que tanto perjudica a la nación en general.