Banca de Desarrollo realista es la solución
No hay almuerzo ni dinero gratis.
Enviar

ANÁLISIS
Generaríamos riqueza, con una medida sencilla para financiar las pequeñas empresas

Banca de Desarrollo realista es la solución

No funcionaría, propuesta del Congreso

RESUMEN EJECUTIVO
Podemos generar productividad y empleo, al dinamizar las pequeñas empresas.
Para hacer esto, se trata solamente de prestar con tasas de interés realistas.
Con un plan así, las empresas tendrían acceso a un fondo de unos ¢444 mil millones, actualmente no aprovechados.
Por otro lado, la reforma propuesta en el Congreso es imprecisa, mientras el sistema actual de la Banca de Desarrollo ha sido poco eficaz.

201406042331140.n111.jpg
Podríamos ser productivos y crear puestos de trabajo, al procurar que miles de pequeñas empresas crezcan, gracias a una Banca de Desarrollo, que opere bajo condiciones prácticas.
De hecho, crear un sistema eficiente es posible, con solo permitirle a la banca prestar a este tipo de cliente a una tasa de interés realista.
Más de la mitad del total de las empresas nacionales, consiste en pequeñas y medianas, muchas de las cuales no tienen acceso al crédito en condiciones adecuadas.
El pago de la deuda por una empresa de este tipo, debería ser mayor al que se cobra a una empresa grande, al tomar en cuenta dos factores.
Primero, el riesgo para el banco es mayor, al prestar dinero a alguien, que no pone ninguna garantía real, y que a menudo ni siquiera tiene los resultados financieros adecuadamente presentados.
Segundo, hay un alto costo administrativo para el banco, al hacer una gran cantidad de préstamos pequeños.
A pesar de que la tasa sería mayor a la pagadera por una gran empresa, esta opción es preferible a las alternativas, como son acudir a una tarjeta de crédito, o unos préstamos de familiares.
En otros casos, el dueño de una empresa pequeña ni siquiera podría obtener un crédito.
Bajo un esquema de préstamos realistas, las pymes tendrían acceso a un fondo de unos ¢444 mil millones.
Se trata de más de un dinero que los bancos privados tienen por ley que depositar en el Banco de Costa Rica, que lo utiliza para comprar bonos del Gobierno.
Los privados en este momento, no prestan nada de esos montos a las pymes.
Tienen el derecho de hacerlo.
Sin embargo, no les sirve, porque tendrían que ofrecer los créditos del fondo a tasas muy por debajo del valor de mercado, el cual refleja el riesgo real.
En cuanto a las tasas precisas pagaderas en el esquema realista, esas serían razonables, al suponer que varios bancos competirían en este nicho.
Además, sería posible contar con un comité de supervisión del Gobierno, para confirmar que las tasas cobradas de hecho sean las correctas.
Por cierto, los bancos estatales siempre han prestado dinero a las pymes de forma exitosa.
Pero lo hacen precisamente a las tasas de mercado.
Algunos de los principales partidos durante varios años se han referido a la importancia de dinamizar el sector de las pequeñas empresas, mediante una Banca de Desarrollo eficaz.
Sin embargo, ninguno todavía ha explicado, cómo crearía una Banca de Desarrollo viable, mientras el modelo actual existe desde 1995.

201406042331140.n11.jpg

Redacción
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios