Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


100 días

Leiner Vargas [email protected] | Martes 19 agosto, 2014


A 100 días de iniciado el Gobierno, se ha gastado mucho capital político en lo cotidiano y se ha dejado de hacer y plantear lo sustantivo


Reflexiones

100 días

Hoy cumplimos 100 días del nuevo gobierno y es justo hacer una reflexión sobre este ciclo de tiempo o prólogo, que da cuenta del estilo y las características de lo que podrá ser la nueva administración. Entonces, ¿cómo pinta el gobierno? Esta es la tarea que intentaré advertir a continuación.
Empero, he de iniciar diciendo que este gobierno tuvo un apoyo popular muy significativo en segunda ronda electoral, lo que deja de manifiesto una demanda de cambio muy fuerte desde la ciudadanía, por lo que satisfacer esa voluntad de cambio debería ser el derrotero urgente del Gobierno, ¿será que de verdad podrá responder a ese llamado de cambio?
Pareciera que el presidente Solís ha convertido estos 100 días en un periodo de acomodo, diagnósticos y comisiones para estudio de los problemas nacionales. Hoy, 100 días después de haber iniciado, los márgenes de aprobación del 6 de abril pasado han caído un tercio, según la encuesta a julio de la Universidad de Costa Rica y los temas principales de la agenda nacional no se ventilan, mas el gobierno ha caído presa de la coyuntura y de lo urgente, dejando lo trascendente y lo importante para otro momento.
Las acciones tomadas han estado marcadas de errores técnicos, inexperiencia e improvisación en varios campos y no existe aún un enlace correcto y normalizado entre el Ministerio de la Presidencia o Casa Presidencial y la Asamblea Legislativa.
Se han cometido errores y más recientemente, con los escándalos asociados al abogado de la campaña del PAC, el exasesor de imagen de Casa Presidencial y más recientemente, las presuntas relaciones políticas y financieras de la Iglesia Luterana con la campaña del PAC y la tensión inminente entre los líderes PAC y algunos allegados al gobierno, han terminado de enturbiar el escenario político, dejando la bandera de combate a la corrupción, muy devaluada de cara a la ciudadanía.
Un plan de empleo que rescata esencialmente la agenda de la administración Chinchilla, aunque sin el aval del sector privado, medidas absurdas como la moratoria a la generación de electricidad con residuos sólidos municipales y más recientemente, contradicciones entre el discurso del Presidente y el discurso de la presidencia ejecutiva del ICE en relación con los precios de la electricidad, marcan claramente un Estado de la situación muy confuso, con pocas acciones concretas y con una dosis importante de improvisación.
Es claro que no hay definido un rumbo y que si bien la finca puede verse encharralada, como lo ha dicho el propio Presidente de la República, no se mira ¿por dónde? y ¿cuándo? se va a iniciar la toma de decisiones para cortar el charral.
Pareciera entonces que a 100 días de haber iniciado el Gobierno, se ha gastado mucho capital político en lo cotidiano y se ha dejado de hacer y plantear lo sustantivo.

Leiner Vargas Alfaro

www.leinervargas.com