Enviar
Sábado 30 Agosto, 2014

También el Volcán Irazú que se encuentra en el Parque Nacional Volcán Irazú, se localiza en el cantón de Oreamuno, que tiene una extensión de 202,31 kilómetros cuadrados. Es el cantón número siete de la provincia de Cartago


100 años de vida de Oreamuno

Es importante dar a conocer a las nuevas generaciones, partes de la historia de cada uno de los cantones en donde les corresponde vivir.
No solo el sistema educativo sino a nivel de los hogares y familias, se debería recordar el origen de muchas cosas de cada cantón, cada distrito, como única posibilidad de que esas nuevas generaciones entiendan de donde provienen.


La mayoría de los costarricenses hemos escuchado hablar del Sanatorio Carlos Durán, antiguo hospital público para atender a los enfermos de tuberculosis, que fue creado en los inicios del siglo XX.
Esta edificación luego fue declarada Patrimonio Histórico y Arquitectónico Nacional. ¿La conocerán los niños y jóvenes actuales? Probablemente no.
También del Volcán Irazú que se encuentra en el Parque Nacional Volcán Irazú, pues ambos se localizan en el cantón de Oreamuno que tiene una extensión de 202,31 kilómetros cuadrados. Es el cantón número siete de la provincia de Cartago.
Limita con Pococí, Cartago, Paraíso, Vázquez de Coronado, Alvarado y Turrialba.
Algunos de sus aproximadamente 44.650 habitantes son agricultores de hortalizas como la lechuga, la yuca, las zanahorias, las cebollas y las papas.
Su nombre se debe al Ex Presidente de Costa Rica Francisco María Oreamuno Bonilla, quien nació en Cartago.
Mediante la ley N.68 del 17 de agosto de 1914 se funda este cantón con cuatro distritos, siendo su cabecera San Rafael y el resto Cot, Potrero Cerrado, Cipreses y Santa Rosa.
El 1 de enero de 1915 se inaugura el Concejo Municipal de esta localidad compuesto por los regidores Víctor Guillén Rodríguez quien fue su primer presidente, Víctor Gómez Granados vicepresidente, Isaías Rivera Guzmán.
Además del secretario municipal don Manuel Dittel y el jefe político César Calderón.
Mediante la labor municipal y la ayuda gubernamental en 1970 se inaugura la actual escuela: Monseñor Sanabria Martínez. Mientras que el colegio inicio tres años después y se le denominó Colegio Técnico Profesional Agropecuario de Oreamuno.
Sin la existencia de estos centros educativos, muy diferente habría sido, sin duda, la formación de los pobladores de este lugar.
En el resto del país también los niños y adolescentes pudieron formarse gracias a unas políticas que llevaron a todos los sitios el sistema educativo público.

Alberto Cabezas Villalobos

Fundador Fundación Mundial Déjame Vivir en Paz
[email protected]