María Luisa Avila

Enviar
Jueves 29 Mayo, 2014

Hace 50 años el reto era tener un hospital que mejorara las condiciones de vida de los niños. Hoy el reto es continuar con ese legado de calidad, ciencia, trabajo e innovación


Tricotomía

50 años construyendo el futuro

Hace 50 años el sueño del Dr. Carlos Sáenz Herrera se hizo realidad. Hace 50 años abrió sus puertas el Hospital Nacional de Niños (HNN), y a lo largo de esos años ha llevado salud y esperanza a millones de niños que han requerido sus servicios.
Durante 50 años no solo ha devuelto la salud a los niños, ha construido un futuro, un futuro para el país.
La idea de tener un hospital para la niñez surge como consecuencia de la epidemia de polio que vivió el país en la década de los 50, enfermedad que hoy en día es solo un doloroso recuerdo gracias a las vacunas que la lograron controlar y erradicar de la región de las Américas.
Hace 50 años las principales causas de egreso del HNN eran gastroenteritis, infestación por gusanos (parasitosis) y desnutrición.
Hoy las enfermedades del sistema respiratorio, traumas, envenenamientos y malformaciones congénitas son las principales causas, reflejando el avance que el país ha tenido y el control de muchas enfermedades por medio de la inversión social y en salud.
Hace 50 años el reto era tener un hospital que mejorara las condiciones de vida de los niños. Hoy el reto es continuar con ese legado de calidad, ciencia, trabajo e innovación, herencia del Dr. Sáenz Herrera y el grupo de hombres y mujeres que lo acompañaron y lo siguieron en su cruzada.
Laborar en el Hospital Nacional de Niños, no es solo tener un trabajo, es tener una misión, un compromiso, una responsabilidad.
Tenemos en nuestras manos el futuro de la patria: los niños. Nos corresponde todos los días mejorar la atención que damos, con espíritu autocrítico mejorar lo que está mal, con humildad reconocer que aún nos falta mucho por hacer y con determinación hacerlo.
También con el orgullo del deber cumplido reconocer lo que se ha hecho y seguir pensando que el límite a nuestros sueños no existe.
Hace 50 años el gigante que protege a los niños nació, hoy ese gigante sigue creciendo.
Feliz cumpleaños, querido hospital, que tu vida siga siendo fructífera, que nada se interponga en tu camino.

María Luisa Ávila