Enviar

Estos no han sido nuestros mejores días, algo pasaba y yo no estaba entendiendo el mensaje, me costó más de la cuenta entender que lo que mi hijo necesitaba era tiempo conmigo; pero tiempo solos él y yo. No tiempo como siempre juntos en clases de algo, o de paseo, o con mi familia. Me necesitaba a mí, dedicada a él, solitos.

Hay momentos en que los niños necesitan tiempo “one-on-one”. Para que no les cueste verlo como a mí me costó, les dejo unas señales fáciles de leer para saber si lo que su hijo necesita es tiempo de calidad con ustedes.

1.  En las mañanas: si se están moviendo más despacio, a veces lo que necesitan es un ratito de tiempo juntos, para empezar a moverse de manera usual. ¡Este tiempo les da un chance de conectarse con nosotros los papás y les genera tranquilidad, para así tener un excelente inicio de día!

2.  Si les cuesta transicionar: siempre es bueno adelantar y preparar a los chicos para las actividades o eventos del día, aún más cuando algo que les genera estrés o ansiedad se aproxima. Poco a poco he aprendido que mi hijo necesita que le explique los planes; esto nos ayuda a que las cosas fluyan y a que podamos cambiar de una actividad a otra con más facilidad.

3.  Si están más calladitos que usualmente: yo amo ir por mi hijo a la escuela, porque en el camino o cuando llegamos a la casa tenemos un ratito para hablar de cómo está, le pregunto que cómo le fue, que cual fue su parte favorita del día en la escuela, etc. Esos días sentí que no contestaba mucho a mis preguntas…

4.  Si su comportamiento ha cambiado, y no necesariamente está “mejor portado”. No hay mejor señal de que algo está pasando que cuando los niños cambian su comportamiento usual. La necesidad de atención extra puede significar que necesiten tiempo uno a uno con su mamá/papá. A mí me pasó que mi enano no quería compartir sus cosas, andaba como de mal humor. En el momento que paré y me dediqué a que pasáramos tiempo extra de calidad juntos, sentí como poco a poco volvía a ser el mismo de siempre. Así les llenamos su “tanque de amor” de nuevo y esto usualmente hace que se porten bien. Recordemos hacerle refill a ese tanque, a veces lo que toma son 10-20 minutos para que se sientan mejor!

A todo esto, de las cosas que más amo en la vida es pasar tiempo de calidad con mi hijo. ¡Sólo sentarnos y hablar un ratito, escuchar sus historias y disfrutarlo! No tenemos que siempre tener un súper plan de aventuras, los momentos simples son los más importantes para el corazón de nuestros hijos!!!

20180820141328.mama2.jpg

20180820141312.mama1.jpg



 


Ver comentarios