Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


¢2 mil millones para créditos “no tradicionales”

Carolina Acuña [email protected] | Lunes 28 octubre, 2013

“Este es un modelo único para llegar a poblaciones a las que los bancos normalmente no llegamos, y evitar que caigan en manos de financistas que les cobran tasas de usura”, detalla Roger Conejo, director de Banca de Desarrollo del Banco Popular. Archivo/La República


Banco Popular abre concurso para prestar a organizaciones y empresas

¢2 mil millones para créditos “no tradicionales”

No bancarizados pueden aplicar por uno de estos créditos

Un trabajador que nunca haya tenido cuenta bancaria, pero sí mucha experiencia, aunque sea conocido por ser buena paga y ordenado en su negocio, difícilmente sea sujeto de crédito para la banca tradicional. Pero para él el Banco Popular destinará en 2014 unos ¢2 mil millones en préstamos que serán canalizados en su mayoría por cooperativas o asociaciones de productores.
¿Cómo funciona? Estos recursos se “ponen en concurso” y entidades como cooperativas, asociaciones de trabajadores, organizaciones no gubernamentales y otras interesadas en prestarlos, presentan una solicitud (luego de revisar si cumplen los requisitos), tras un proceso de selección, que incluye experiencia de la entidad en manejo de fondos, conocimiento del sector al que va dirigido y el impacto, se eligen aquellas que serán las que presten los fondos.
Entre las reglas más importantes está que no se trate de entidades usureras, es decir, el Popular regula el máximo que pueden cobrar de interés a sus clientes finales. “Por ejemplo, nosotros les extendemos los créditos a la Tasa Básica Pasiva (hoy en 6,6%) a las entidades como cooperativas y ellas lo máximo que pueden cobrar a sus clientes es cinco puntos porcentuales arriba de eso”, explica Roger Conejo, director de Banca de Desarrollo del Banco Popular.
Asimismo, en el reglamento se estipula que ninguna entidad puede acceder a más de ¢500 millones de los ¢2 mil.
Existe además una modalidad de préstamo directo para empresas en proyectos propios cuyo plan de inversión esté relacionado con ambiente, acueductos rurales, salud y sector productivo.
Si no pudo participar en esta ocasión, es bueno que sepa que estos fondos se sacan a “subasta” cada seis meses. Esta es la tercera vez en el año que se “subastan” dineros para préstamos no tradicionales en el Popular. Incluyendo estos ¢2 mil millones, ya sumarían casi ¢9 mil millones los colocados entre organizaciones de la economía social, para su redistribución.
Estos recursos provienen del Fondo Especial de Desarrollo, que se forma con un porcentaje de las utilidades del banco.

Carolina Acuña
[email protected]