Enviar
Tanto personas como empresas postergaron intención de compra a la espera de mejores condiciones financieras
2009: año rudo para sector automotor
Agencias esperan mejores condiciones para el año entrante

Este habría sido el peor de los últimos cinco años, en lo que a la venta de vehículos nuevos se refiere.
Pese a que la contabilidad anual no -finalizará hasta principios de 2010, las cifras referentes a la importación durante los primeros diez meses de este año (14.583) demuestran el grado del impacto que la recesión ha representado, con un nivel de aproximadamente la mitad del año anterior.
Sin embargo, varios representantes de las agencias automotrices esperan un mejor rendimiento para 2010, con la expectativa de que se agilicen los requisitos financieros impuestos por los bancos en la compra de vehículos.
Además, no todos los segmentos del mercado automotor han sido golpeados de manera igual, algunos como el de los vehículos de lujo están reportando resultados relativamente mejores.
Entre los factores que han afectado el mercado automotor se encuentra un bajo nivel de confianza por parte de los consumidores ante la adquisición de los bienes de capital, a lo anterior se suma la limitante de liquidez que enfrentó el sistema financiero, que motivó a varios bancos
a endurecer las condiciones crediticias para la compra de vehículos.
“La importación de muchísimos pr
oductos ha bajado debido a la crisis; lo cual se ha sentido también en el mercado automotor. La causa principal del problema es que esta actividad depende en gran parte del financiamiento”, dijo Liliana Aguilar, directora ejecutiva de la Asociación de Importadores de Vehículos y Maquinaria.
En 2009 varias agencias tomaron distintas medidas para reducir los costos operativos, por ejemplo, Purdy Motor y Auto Star cerraron las salas de ventas que tenían en Guanacaste.
Los niveles que se observan en la importación actual de los autos nuevos podrían extenderse incluso al año entrante, en parte porque los banqueros consideran que la apatía del demandante de crédito para comprar vehículo persiste, lo cual podría estar fundamentado en la brecha entre una tasa de inflación de aproximadamente el 3% y una tasa pasiva prendaria de casi el 20% en promedio; además, los fiadores o garantías que se piden a menudo son altos.
“El banco no ha parado de otorgar préstamos prendarios en este semestre”, resaltó Oscar Ferraro, gerente de productos de Scotiabank Costa Rica; no obstante, se dio cuenta que “efectivamente en 2009 la economía ha estado contraída y los consumidores en general han actuado con prudencia”.
El lado positivo es que los niveles de ventas están como hace cuatro años; aunque con ese mercado igual las agencias sobrevivían y lograban ganancias, dijo Erick Xirinachs, gerente comercial de Grupo Q para la marca Hyundai.

“La comparación es con respecto al mejor año histórico de la industria, por tanto no es posible inferir que se esté en un estado crítico. Volvemos a un nivel similar con respecto a 2005; cuando muchas empresas se forjaron en el mercado”, añadió.
En cuanto al financiamiento, la esperanza es que se dé una mayor fluidez en la entrega de créditos, y existen señales positivas. En los últimos siete meses, han bajado los requisitos y poco a poco se normaliza la actividad, sentenció Xirinachs.
Incluso, en el caso de competidores del sistema financiero se esperan nuevos productos para dinamizar la colocación de crédito.
Este es el caso del Banco de Costa Rica, que espera firmar en el corto plazo convenios para ofrecer condiciones muy especiales de financiamiento para generar ventas más agresivas, manifestó Fernando Víquez, subgerente del BCR.
Por esas señales, es que se presume que 2010 tendrá al menos mayores facilidades en lo que se refiere al financiamiento y el acceso al mismo, lo cual ayudará a impulsar las hoy deprimidas ventas.



Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios