Enviar
Recursos para el desarrollo de proyectos en educación, salud y ambiente serán manejados mediante fideicomisos
$1.260 millones se invertirán en obras

• Banca se alista a financiar con bonos que permitirán estimular el mercado de valores

Wilmer Murillo
[email protected]

Alrededor de $1.260 millones serían invertidos este año en el desarrollo de diversas obras de infraestructura, mediante la figura del fideicomiso.
Los planes que se esperaría desarrollar a partir de este año son ambiciosos, y están en manos de los Bancos Nacional y de Costa Rica (BCR).
El Nacional proyecta titularizar obras por unos $1.060 millones, en tanto que el Banco de Costa Rica anunció que se propone financiar, mediante el esquema de titularización, el Proyecto Térmico Garabito, en asocio con el Instituto Costarricense de Electricidad.
Esta planta de 200 megavatios y ubicada en Montes de Oro de Puntarenas, tendrá un costo de $200 millones.
A partir de este año se crearán fideicomisos para la realización de las obras que van desde clínicas periféricas para la Caja Costarricense de Seguro Social, 50 Equipos Básicos de Atención Integral en Salud (Ebais), la reconstrucción del Hospital San Juan de Dios, del edificio de la Asamblea Legislativa y de varias facultades de la Universidad de Costa Rica, hasta la probable la remodelación de Puntarenas.
Los fondos se van a procurar mediante una emisión de bonos que estimularán el mercado de valores, pues ofrecerá instrumentos a las operadoras de pensiones y los fondos de pensión para manejar estas carteras, con títulos en dólares y colones a tasas atractivas.
“El fideicomiso Garabito tiene prácticamente aprobados todos sus extremos”, dijo Carlos Muñoz, subgerente del BCR.
De esta forma, la banca de inversión cobrará mayor relevancia este año, señaló William Hayden, gerente general del Banco Nacional, quien ya desde 2008 consideraba que este tipo de financiamientos representarían “el trapito de dominguear” de la banca estatal.
El esquema de titularización es una herramienta financiera que se vislumbra no solo como impulsora del mercado bursátil sino que además es capaz de llenar el vacío del que en materia de infraestructura adolece el país y dar ganancias a la empresa privada.
La propuesta de los bancos del Estado involucra a las operadoras de pensiones con enormes fondos ociosos, a comprar participaciones en estos proyectos que ofrecen poco riesgo, pues sería en títulos con grado de calificación.
La escasez de papel y la alta cantidad de recursos que generarán las operadoras de pensiones son alicientes para la figura, que en otros países incluso es utilizada para construcción de carreteras, proyectos turísticos y aeropuertos, por la ventaja que ofrece de no incrementar la deuda interna.
Las instituciones involucradas están preparando una lista de proyectos para sacar las obras a licitación antes de medio año. La primera obra, en la lista obedece a la depuración de la red hídrica que drena el Valle Central, específicamente la cuenca del río Tárcoles.
El proyecto, con un costo de $180 millones, contabilizará más de 500 kilómetros de colectores instalados y una planta de tratamiento de aguas residuales que procesará más de 100 mil metros cúbicos al día.
Con el plan, que de paso permitirá estimular el empleo en el sector de la construcción, se pretende beneficiar a más de 370 mil habitantes del Area Metropolitana. Los recursos permitirían la eliminación de los tanques sépticos, los cuales son una amenaza de contaminación para el agua que actualmente se consume y para las reservas de líquido a futuro.
Para su ejecución se contará con el músculo financiero del Banco Nacional, que buscará establecer una estructura para captar y administrar fondos.
Además su función será generar papel para inversionistas costarricenses que podrán participar en la obra.
“En tiempos de crisis hay que ser creativos y por eso ponemos al servicio del país una figura adecuada para desarrollar cuatro ámbitos de la economía nacional: infraestructura pública, el mercado valores, el mercado de las pensiones y el sector construcción”, indicó Ronald Vargas, director de Banca de Inversión del Banco Nacional.



Ver comentarios