113 mil jóvenes no estudian ni trabajan
Entre las razones más mencionadas para no asistir al colegio sobresale el desinterés por el aprendizaje formal. Shutterstock/La República
Enviar

No hay sincronía entre planes de ayuda y zonas de mayor atención

113 mil jóvenes no estudian ni trabajan

Mejor distribución de incentivos contribuiría a bajar la cifra

Los planes de ayuda para jóvenes que no estudian ni trabajan, no tienen sincronía con las zonas de mayor atención.
Se trata de personas que viven en Carrillo, Los Chiles, Matina, Guatuso, Talamanca, Santa Cruz, La Cruz, Guácimo, Siquirres y Sarapiquí.

201412182254330.n44.jpg
Para 2011, esa población representaba a 201 mil jóvenes con edades entre los 12 y 24 años, según un informe publicado ayer por la Contraloría General de la República.
No obstante, el indicador del Estado de la Nación a 2013, habla de unos 113 mil jóvenes, entre los 15 y 24 años en esa condición.
Entre las razones más mencionadas para no asistir al colegio sobresale el desinterés por el aprendizaje formal.
En el caso del trabajo, la falta de preparación hace que muchas de estas personas no encuentren una ocupación.
Construyendo Alternativas Juveniles, Juventud, Empleo y Migración y Empléate, son parte de los programas en los que la Contraloría encontró vacíos.
Sobre este último, se dice que para 2013 se estaba desarrollando solo en 20 de los 81 cantones del país, y de ellos únicamente dos se ubican en zonas de atención: Santa Cruz y Los Chiles.
En cuanto a las becas universitarias de asistencia socioeconómica, llama la atención el contraste en comparación con la cobertura de Avancemos.
En ese sentido, la mayoría de beneficiarios provienen de los centros de población más grandes y de cantones en los que se encuentran sedes de dichas universidades o cercanos a ellos.
“Se contabilizaron 32 cantones con una cobertura inferior al 4%, donde se destacan ocho de los cantones ubicados en Guácimo, Siquirres, Talamanca, Matina, Guatuso, Los Chiles, Santa Cruz y Carrillo”, indica la Contraloría.
Parte del problema es que la mayoría de las ayudas se concentran en la Gran Área Metropolitana.
Se presume que una correcta distribución de las ayudas sociales tiende a reducir la pobreza de manera significativa, de acuerdo con el Estado de la Nación.
Desarrollar una estrategia integral para la atención de los jóvenes que no estudian ni trabajan son parte de los lineamientos emitidos por la Contraloría.
“Resulta evidente la apatía por parte del Estado con respecto a algunos cantones del país, principalmente periféricos, que tienen más del 26% de su población joven fuera del sistema educativo y del trabajo”, señala el documento.
En 2013 se entregaron ayudas económicas a casi 223 mil personas, que representan el 21% de la totalidad de los jóvenes entre 12 y 24 años.
Del total de personas beneficiadas, el 77% pertenecía al Programa Avancemos y un 21% a las becas otorgadas por las universidades estatales, por lo que los otros programas suman el 2% restante.

María Siu Lanzas
[email protected]


Ver comentarios