¿Qué sucederá en el país si Trump cumple sus promesas?
Shutterstock/La República
Enviar

Donald Trump es el nuevo presidente de Estados Unidos y el mundo entero se encuentra a la espera de sus primeros movimientos como mandatario.

Mientras tanto solo contamos con las promesas de campaña, las cuales han sido poco claras, pero lo suficiente como para preocupar a los gobiernos latinoamericanos.

El presidente electo había comentado durante la campaña acerca de medidas fuertes en el comercio internacional, incluida la posibilidad de que Estados Unidos renegociara y hasta saliera del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Canadá y México, así como imponer barreras a las importaciones chinas.



También comentó acerca de la intención de expulsar a migrantes indocumentados, que podría incluir a los centroamericanos que trabajan en Estados Unidos, así como repatriar las empresas norteamericanas desperdigadas en el mundo.

No sería fácil para él tomar las medidas drásticas, tanto por razones administrativas como prácticas.

En cuanto a los temas administrativos, no es posible para el presidente de Estados Unidos imponer otro tratado de comercio internacional, ya que cualquier propuesta tendría que ser aprobada no solo por los demás países, sino también por el propio Congreso estadounidense.

Cualquier intención de expulsar a los migrantes, por una parte implicaría la necesidad de aprovechar una gran cantidad de instrumentos legales y judiciales.

En la parte práctica, cualquier medida en contra de las importaciones, sean chinas, mexicanas o de otro país, tendría el efecto de encarecer muchos productos actualmente vendidos en Estados Unidos, así como generar medidas recíprocas en los países que se vean afectados.

Además, podría haber un fuerte incremento en las tasas de interés en Estados Unidos, si China —el principal acreedor externo— como medida de represalia vendiera una cantidad considerable de los bonos del tesoro.

Entretanto, sería prudente considerar las formas en que el gobierno de Trump podrían afectar a Costa Rica si cumpliera con las promesas de su campaña.

En las siguientes secciones de este análisis, se elaboran varios de los posibles escenarios.


EMPLEO


Podría haber una desaceleración en el crecimiento del empleo en las zonas francas. La reducción de los impuestos en Estados Unidos —algo que Trump ha propuesto— haría menos atractivo para las empresas estadounidenses invertir en operaciones en el extranjero.

Los posibles controles sobre la manera en que las filiales extranjeras asignan beneficios, podrían también desalentar las inversiones en otros países.

En Costa Rica, las zonas francas generan unos 82 mil empleos directos, la mayoría de ellos en filiales de empresas norteamericanas.
El empleo de las zonas francas ha crecido rápidamente —48 mil solo en los últimos ocho años— (dato de Procomer de 2015).

82 mil


TIPO DE CAMBIO


Se esperaría una devaluación del colón, en la medida en que haya un menor ingreso de dólares, producto de una rebaja en la inversión extranjera.

Esto generaría un mayor costo para los productos importados, tanto de consumo como insumos y bienes de capital.

Por otro lado, el sector exportador, incluido el turismo, se vería beneficiado, así como la producción nacional de los bienes que podrían sustituir a las importaciones (tipo de cambio venta colón-dólar de ayer).

561,3


EXPORTACIONES


Las exportaciones al resto de Centroamérica podrían caer, si el poder adquisitivo de El Salvador, Guatemala y Honduras bajara.

Una de las propuestas de Trump era expulsar a migrantes indocumentados, varios de los cuales provienen de Centroamérica, mientras la economía de esos tres países depende en parte significativa de las remesas que envían desde Estados Unidos (cifra representa el valor de las exportaciones de 2015 a El Salvador, Guatemala y Honduras, expresado como porcentaje del total de las exportaciones del régimen definitivo).

15


TASAS DE INTERÉS


Las tasas tenderían a aumentar, tras la devaluación del colón, ya que los deudores en dólares cuyos ingresos son en colones, enfrentarán un costo mayor para pagar la deuda.

Además, por el temor a una situación inestable en el mundo, los inversionistas se refugiarían en instrumentos seguros, como los bonos del tesoro norteamericano, haciendo más difícil y cara la obtención de crédito para Costa Rica.

Las tasas en colones también subirían, ya que habría una mayor demanda para los préstamos en moneda nacional y un mayor riesgo por la situación económica.

La depreciación del colón y el menor ingreso de dólares además pondrían en una situación delicada al país de cara a hacer frente a sus deudas, lo que obligaría al Gobierno a pagar un mayor rendimiento por los bonos que emiten.

El Gobierno ya está pagando una de las tasas más altas de Latinoamérica por la deuda, siendo esa 3,6 puntos porcentuales mayor que México (tasa pagadera en bonos de diez años plazo, expresada como porcentaje, según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos).

9,7


SERVICIOS PÚBLICOS


El Gobierno tendría menos recursos para los servicios públicos, al enfrentar un mayor costo en el pago de la deuda, como resultado de un incremento en las tasas de interés (financiamiento del gobierno a setiembre de 2016, expresado como porcentaje de los ingresos, según Hacienda).

33


INFLACIÓN


Una forma en que el Estado podría lidiar con un incremento en las tasas de interés es aceptar una mayor tasa de inflación.

Sin embargo, esto dependería de la disposición del Banco Central, que los últimos años se ha mantenido firme en no permitir eso.

Por lo pronto la baja inflación actual da una margen de acción al Banco para imprimir moneda (inflación acumulada estimada para 2016 en porcentaje, según cálculos de La República).

1


CAFTA


Las exportaciones hacia Estados Unidos estarían afectadas, si se renegociaran algunos términos del tratado de libre comercio entre Centroamérica y Estados Unidos.

Sin embargo, Trump en ningún momento de la campaña electoral mencionó al CAFTA como un problema que debería arreglarse, solo se refirió a una posible renegociación del TLC con México.

 


PREOCUPACIONES


Varios de los comentarios en campaña del presidente electo Trump preocupan a la comunidad empresarial

Franco Pacheco

Presidente
Unión de Cámaras

El próximo presidente de Estados Unidos habló en su campaña de cerrar la economía, ya sea al comercio internacional o a las migraciones. Eso sin duda no sería bueno para Costa Rica, ya que en los últimos 30 años el país ha surgido en buena parte por las exportaciones y especialmente a ese mercado, que es nuestro principal socio comercial.
De igual forma, Costa Rica recibe mucha Inversión Extranjera Directa estadounidense, y cualquier limitación, impuesto o política de incentivo a las empresas norteamericanas con negocios en otros países, afectaría la economía local.
Si bien es cierto, cambios drásticos no serían fáciles, para un presidente que tiene contrapesos políticos, este es un tema al que habrá que prestarle atención.

Laura Bonilla

Presidente
Cámara de Exportadores

Felicitamos al pueblo de Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, por el triunfo de la democracia.
Confiamos en poder trabajar con la administración del Sr. Trump de la manera propositiva en que siempre hemos trabajado con el Gobierno de ese país, en procura de un comercio internacional beneficioso para ambos países y su impacto positivo en ambas economías.
Esperamos que no varíe de ninguna forma dicha relación y se respete el marco jurídico con que se regulan las actividades comerciales actualmente, entre ellos el Tratado de Libre Comercio vigente.

Francisco Gamboa

Director ejecutivo
Cámara de Industrias

Que no se varíe de ninguna forma el Tratado de Libre Comercio que desde hace unos años tenemos en vigencia con dicho país.
Que no se realicen políticas en Estados Unidos que hagan que las empresas tengan dificultad para invertir fuera porque países como el nuestro, que somos receptores de inversión, nos podemos ver afectados.
Que la estabilidad económica de Estados Unidos propiamente no se vea en entredicho, ya que es nuestro principal comprador, el origen de nuestra inversión y el de los turistas que nos visitan.
Que no haya una deportación masiva de inmigrantes a países centroamericanos que son importantes destinos para nuestras exportaciones, sobre todo industriales y no nos sirve que esos países tengan una economía deprimida.

 


Ver comentarios