Enviar
Déficit fiscal alcanzó ¢96 mil millones en los últimos dos meses
Emergencia financiera obligará a recortar el 20% del gasto público


• Hacienda aumentará endeudamiento en dólares

Wilmer Murillo
[email protected]

La estrechez financiera que atraviesan las arcas del Estado obligará al país a aumentar los límites de endeudamiento en moneda extranjera hasta un 40%, a gastar más con deuda y no solo con impuestos, y a recortar el gasto de las entidades públicas pagadas con el presupuesto nacional en al menos un 20%.
Se trata de tres medidas de emergencia con las cuales la cartera de Hacienda se propone enfrentar la falta de recursos provocada por la desaceleración de la economía.
Entre enero y febrero el Gobierno acumuló un déficit de ¢96 mil millones debido a una caída en los ingresos del 2,8%. El mismo periodo del año anterior los ingresos habían crecido un 22,8%.
La inflexión en los ingresos se hizo notoria en el impuesto de aduanas, el cual cayó de ¢144 mil millones a ¢113 mil millones (21,4%).
La situación estaría agravada por el hecho de que este año vencen títulos de deuda por $500 millones, los cuales deberán ser renovados.
Dos de las medidas de emergencia requieren la aprobación legislativa por lo que Hacienda enviará los proyectos esta misma semana al Congreso.
La ley limita a un 20% el endeudamiento interno en dólares, y Hacienda estima que el gran interés de inversionistas de escapar de las complicaciones del mercado internacional, trasladándose al país, se ha erigido en un obstáculo para que puedan traer sus fondos a Costa Rica.
“El país está urgido de esta liquidez y abrir las opciones de endeudamiento interno en dólares, hasta un 40% facilitaría el ingreso de capitales”, dijo Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda.
El límite de endeudamiento en moneda extranjera “se constituye en un escollo importante en el afán del Ministerio de Hacienda de sortear la crisis económica, sin provocar efectos en la tasa de interés local o en el costo del servicio de la deuda”, adujo el Ministro.
La segunda propuesta consiste en financiar gasto corriente con endeudamiento. Es decir, no solo con ingresos provenientes de los impuestos, como establece la ley. Ambas medidas se aplicarían por un periodo de dos años.
En el caso de la deuda en moneda extranjera se establece que a partir del tercer año de entrada en vigencia de la medida, el porcentaje autorizado de deuda interna bonificada en moneda extranjera disminuirá a un 35%, y así sucesivamente un 5% anual hasta volver a la autorización original prevista en la ley de un 20%.
Por otra parte, el recorte del 20% del gasto afectará no solo al Gobierno sino al resto de las entidades financiadas con el Presupuesto Nacional, la Defensoría de los Habitantes, la Contraloría General de la República, el Poder Judicial y el Poder Legislativo.
Un cálculo del déficit para este año se estima en un 2,8% del Producto Interno Bruto (PIB) y todos los ajustes propuestos buscan que no se exceda ese monto, de casi ¢700 mil millones.
Entidades como el Instituto Costarricense de Electricidad, la Caja, el Instituto Nacional de Seguros y la Refinadora Costarricense de Petróleo no se verán afectadas por las tijeras hacendarias.



Ver comentarios