Las disparidades en los precios se dan debido a factores tan complejos como acuerdos comerciales. Bloomberg/La República
Enviar

El mes pasado, Bentley presentó el Continental Supersports 2017, el coche en producción más rápido y poderoso en la historia de la marca.

Esta maravilla cincelada saldrá a la venta en EE.UU. este año por $293.300, sin incluir impuestos ni tasas. Si quiere un mejor precio, podría comprarlo más cerca de su base local en Crewe, Inglaterra. En una concesionaria de Londres, el Continental Supersports costará 212.500 libras, unos $265 mil.

Claro, tendrá que traérselo a donde quiera que usted viva... y ahí está la trampa. En el mundo del lujo, un mejor negocio en el mostrador puede matarlo con impuestos y aranceles a la importación.

Para averiguar cuánto podrían costar algunos de los mejores coches del mundo, reunimos datos sobre precios de concesionarias y fabricantes en ciudades globales clave.

Tome estos precios con pinzas: en el exclusivo mundo de los bienes de “precio a consultar”, prácticamente cada unidad vale sumas distintas a la que le sigue porque casi todos los compradores cuentan con una combinación única de actualizaciones, personalizaciones y pedidos especiales. Además, los fabricantes de coches muestran cautela ante cómo y por qué funciona la formación de precios entre los mercados.

Las disparidades en los precios se dan debido a factores tan complejos como acuerdos comerciales y detalles tan sencillos como el hecho de que los precios de venta en Estados Unidos no incluyen el impuesto a la venta, mientras que países como Sudáfrica incluyen ese costo en el precio de lista inicial.

Esto explica en parte por qué un Lamborghini Huracán cuesta $199.800 en Nueva York y $219.079 en París. El mismo McLaren 570GT sale por $198.950 en Nueva York, $193.023 en Londres y más del doble, exactamente $414.500 en Hong Kong, gracias a los fuertes aranceles a las exportaciones e impuestos para vehículos de lujo.

Para casos más excepcionales, como un Rolls-Royce Ghost en India —cuyo precio supera por 212% el de su mercado local, el Reino Unido— el desafío de importar desde una distancia muy larga, con infraestructuras que pueden no ser ideales y más aranceles de gobiernos, engorda la prima de precios.

Lo mismo se aplica, en menor medida, al Range Rover Diesel. Sale bastante menos de $90 mil en Nueva York, pero casi $40 mil más en Tokio.

Ver comentarios