Enviar
Martes 15 Noviembre, 2016

Todos los cartuchos HP devueltos a HP Planet Partners se someten a un proceso de reciclaje de varias etapas en el que los materiales se separan y refinan para ser utilizados como materia prima

Cómo la “economía circular” puede ayudar a América Latina a afrontar el reciclaje

Rodolfo Pilipiak
Hewlett Packard, Manager Director, Centroamérica y el Caribe

No es un secreto que si bien los esfuerzos de reciclaje en América Latina han mejorado a lo largo de los años, los desperdicios sólidos todavía se acumulan a una velocidad alarmante.
¿El problema? La industrialización en toda la región en desarrollo está llevando a los trabajadores a sus centros urbanos. Efectivamente, América Latina se ha convertido en una de las áreas más urbanizadas del mundo con más del 80% de su población viviendo en ciudades y pueblos, según las Naciones Unidas.
Esta increíble concentración de personas en los centros urbanos representa un importante desafío para el tratamiento de residuos de las municipalidades, que luchan por seguir el ritmo del crecimiento de los volúmenes de basura. Según el Banco Mundial, América Latina actualmente genera 160 millones de toneladas de desperdicios por año. Con la expectativa de que la población de América Latina crezca de los 641 millones actuales a 784 millones para 2050, es razonable suponer que la generación de residuos municipales se dispare junto con este crecimiento.
Obviamente, los actuales esfuerzos para gestionar los rellenos sanitarios sobrecargados y el escaso número de centros de reciclaje no serán suficientes para compensar el aumento anticipado de los desechos. Es necesario un enfoque más holístico para impedir el problema; lo que se necesita es un enfoque de economía circular.
La Fundación Ellen MacArthur define la economía circular como aquella que es “restauradora y regenerativa por diseño”. A diferencia de la economía actual de “tomar, hacer y desechar”, que intrínsecamente produce más residuos para el relleno sanitario, la economía circular busca conservar materiales, productos, sistemas y modelos de negocios a su más alto nivel de valor y utilidad en todo momento con el fin de minimizar los desperdicios y la polución resultantes. Para las empresas, esto no solo significa diseñar y crear productos con capacidad de reciclaje, sino también hacer más fácil que los clientes participen en los esfuerzos de recuperación de productos.
La industria de la impresión reconoció este hecho hace algún tiempo, creando un concepto de participación del consumidor en sus modelos de negocios. Por ejemplo, algunos fabricantes ofrecen productos eficientes en términos de consumo energético con recursos ambientales, como la impresión a doble cara, que reducen el desperdicio de papel. Otros ofrecen programas de devolución y reciclaje convenientes que hacen que para los clientes sea fácil y rentable participar de la economía circular.
Tomemos como ejemplo los cartuchos de tinta y tóner HP. Todos los cartuchos HP devueltos a HP Planet Partners se someten a un proceso de reciclaje de varias etapas en el que los materiales se separan y refinan para ser utilizados como materia prima en nuevos cartuchos HP originales y productos de uso cotidiano... Hasta la fecha, los clientes han devuelto cerca de 700 millones de cartuchos a HP Planet Partners para su reciclaje.