Enviar
Sábado 11 Mayo, 2013

La factibilidad del proyecto (de zonas francas agrícolas) sería una respuesta a la movilidad internacional del capital


Zonas Francas Agrícolas

En julio de 2012 en el Congreso de Zonas Francas, el Dr. Roger D. Norton, miembro de la Universidad de Texas, expuso respecto a la idea de impulsar zonas francas agrícolas en Costa Rica y Centroamérica, como centros de servicios para la producción agropecuaria.
Tras el Congreso, la ministra de Agricultura y Ganadería de Costa Rica, Gloria Abraham, informó que en los próximos días su equipo tendría una primera reunión para trabajar en el análisis técnico jurídico de la propuesta para valorar la opción de generar negocios agrícolas dentro del régimen de zonas francas.
Adicionalmente, la Ministra expresó su convencimiento de que establecer un modelo novedoso de zonas francas para la producción agroindustrial puede convertirse en una opción para el fortalecimiento y desarrollo del sector agroalimentario.
Agregó que es importante generar un mayor vínculo entre la producción e inversión nacional con la inversión extranjera, que facilite un mayor balance por medio de los encadenamientos productivos, refiriéndose a la posibilidad de que se establezcan en el país zonas francas agrícolas.
Concluyó diciendo que “El establecimiento de un modelo de zonas francas agrícolas, además, de brindar la prestación de servicios tales como centros de acopio, cuartos de frío, logística de transporte, servicios directos de exportación, que permitan la generación de valor agregado a través de la agro industrialización”.
El Régimen de Zona Franca supone un conjunto de incentivos y beneficios otorgados por el Gobierno de Costa Rica a las compañías que realizan nuevas inversiones en el país, como se establece en el RZF Ley N°7210, Ley N°8794 y en su reglamento.
Adicionalmente, el proyecto tiene objetivos puntuales para el desarrollo nacional: atracción de la inversión extranjera directa, generación de empleo, fomento de exportaciones, y generación de vínculos con el resto de la economía local e internacional.
Sin lugar a dudas las zonas francas representan un pilar en materia de exportaciones y una estrategia en la promoción de inversiones. La factibilidad de este proyecto sería una respuesta a la movilidad internacional del capital al acceso a la mano de obra, que a la vez justifica los acuerdos regionales de libre comercio.
En Costa Rica, la zona de Turrialba reúne todas esas condiciones básicas para el desarrollo de la agricultura, pese a que en materia de infraestructura hay mucho que trabajar. Sin embargo, cabe destacar la presencia de CATIE como ente rector en materia agrícola, que creemos podría coadyuvar a impulsar empresas agrícolas y agroindustriales para el desarrollo de la zona.
Finalmente, el interés de atraer inversiones con incentivos en agroindustria no debe quedarse solo en discurso o en papel. Esta iniciativa está estrechamente ligada a la reestructuración de las cadenas globales de valor y al ímpetu por los procesos formales de integración económica.


Luis Fernando Allen Forbes
Director Ejecutivo
Asociación Salvemos el Río Pacuare
[email protected]