Zonas económicas especiales van a paso de tortuga
Las zonas económicas especiales de Shenzen son las más productivas de China. Bloomberg/La República
Enviar

El plan para abrir empresas fuera de la Gran Área Metropolitana que generen empleo, avanza a paso de tortuga, a pesar de que el año pasado se firmó un convenio con China para promoverlas.
A la fecha solo se han construido los accesos viales y la infraestructura para servicios básicos de un parque industrial en el Muelle de San Carlos, proyecto satélite de la Zona Económica Especial en esa región.
Este proyecto requiere una inversión de $400 millones y es impulsado por empresarios de la zona.
En el marco de una reunión con Xi Jinping, presidente de China, el año pasado se acordó iniciar los estudios de viabilidad para levantar una de estas zonas en el Pacífico o el Caribe.
Por otra parte, dos años atrás se declararon de interés público proyectos similares en Turrialba y Jiménez, en Cartago.
“En Cartago no existe una zona con personería jurídica propia como en San Carlos, pero sí se apoya a través de la cámara de comercio local”, explicó Rolando Marín, de la Dirección General de Pymes del Ministerio de Economía.
En el Caribe no hay proyectos concretos, pero avanzarían con la construcción del nuevo muelle, para así aprovechar los encadenamientos empresariales.
“Si bien es cierto el fenómeno tiene poco avance, es de suma importancia, debido a que promueve la inversión en alto valor agregado y alta tecnología”, dijo Laura Bonilla, presidenta de la Cámara de Comercio Exterior.
De momento, no se han anunciado empresas extranjeras interesadas en operar bajo este régimen, las cuales vendrían principalmente de China.
Estas zonas industriales son comunes en el país asiático, así como en México, donde se encadenan varias empresas con condiciones económicas especiales.
En México hay una ley federal que ordena estos regímenes y su modelo copia al chino, tal y como lo haría Costa Rica.
“Aunque en estas zonas no hay exención de impuestos, algunas municipalidades podrían brindar incentivos fiscales a las empresas que operan ahí”, detalló Marín.
A diferencia de las zonas francas, que otorgan ventajas fiscales y aduaneras a compañías internacionales para que exporten desde aquí, las zonas económicas especiales son una estrategia de desarrollo territorial que fomenta la producción local.

201605152156170.recuadro-8.gif

 



Ver comentarios