Enviar
Zelaya y Micheletti trasladan la presión al Congreso
Cuerpo legislativo debe avalar o rechazar regreso al poder del presidente depuesto

Tegucigalpa
EFE

El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, y el de facto, Roberto Micheletti, firmaron el viernes, por mediación de sus respectivas comisiones de diálogo, el acuerdo definitivo para poner fin a la crisis y que establece una semana para pactar un Gobierno de unidad.
La verdadera presión pasó así al Congreso, que, según el Acuerdo de Tegucigalpa-San José, deberá dar su aval legal o rechazar la restitución en el poder de Zelaya, derrocado el pasado 28 de junio por el Ejército y destituido por ese mismo Legislativo, que designó a Micheletti como gobernante.
Las dos delegaciones, que el jueves destrabaron las negociaciones al consensuar el último punto que las bloqueaba, el referente a la restitución, concretaron el viernes los asuntos pendientes del convenio y firmaron el acuerdo, según el enviado de la Organización de Estados Americanos (OEA), Víctor Rico.
“El acuerdo entra en vigencia a partir de (...) hoy, y en los próximos días se conformará la comisión de verificación, que va a coordinar la OEA, (y) el Gabinete de Unidad Nacional, (para lo que hay) plazo hasta la próxima semana”, explicó.
Según el funcionario de la OEA, otros de los puntos que contempla el pacto -que aún no ha sido difundido- son una verificación internacional, una comisión de la verdad, el reconocimiento de las elecciones de noviembre y el rechazo a una amnistía política y a una Asamblea Constituyente.
La verificación internacional, dijo, estará conformada por dos representantes de la OEA y uno por cada una de las partes en conflicto.
Después de suscribir el acuerdo, las dos delegaciones trasladaron el documento al Congreso Nacional, que deberá convocar a sus miembros, ahora en receso, para dictaminar, tras escuchar la opinión de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), si Zelaya vuelve o no a la Presidencia.
“Vamos a convocar a la junta directiva y a los jefes de bancada para conocer el contenido todos” y después “continuar con lo que procede”, anunció el titular del Congreso, Alfredo Saavedra.
De acuerdo con Rico, “no hay un plazo fijado” para que el Legislativo tome esta decisión, pero antes de haber recibido el texto los diputados ya estaban recibiendo múltiples presiones.
“Estoy seguro de que los congresistas tendrán plena comprensión de la importancia y de la urgencia política de estas determinaciones y espero que lo hagan en el menor plazo posible”, declaró el funcionario de la OEA.
Mientras, unos 400 simpatizantes de Zelaya, miembros del Frente e Resistencia contra el Golpe de Estado, se volvían a concentrar frente a la sede del Parlamento, en el centro de Tegucigalpa, para “exigir que el Congreso apoye y ratifique de inmediato el acuerdo”, según uno de los líderes del movimiento, Juan Barahona.
Barahona anticipó que a partir del lunes se manifestarían todos los días en el mismo lugar hasta que los legisladores aprueben la restitución del mandatario depuesto.
El punto referente al regreso al poder de Zelaya se resolvió luego de que Micheletti renunciara a que la decisión la tomara la CSJ, cuya opinión, según el Acuerdo de Tegucigalpa-San José, sí deberá ser oída por el Parlamento, lo que el presidente de facto también dice compartir.

Satisfacción

Con satisfacción y promesas de respaldo recibió el viernes la comunidad internacional el “histórico” acuerdo alcanzado en Honduras por las comisiones del depuesto presidente, Manuel Zelaya, y el Gobierno de facto de Roberto Micheletti, con el que se busca poner punto final a la crisis de ese país.
El presidente de Costa Rica y mediador en la crisis, Óscar Arias, admitió que “no va a ser fácil llegar a acs, recordó que el Acuerdo de San José que él impulsó para llegar a una solución en Honduras busca r
uerdos” que consoliden lo pactado, pero manifestó su deseo de que “todo transcurra bien”.
Ademá
evertir por primera vez un golpe de Estado en América Latina.
“Vamos a ver si eso se va a lograr, ya no depende de la voluntad de una persona, ni de un pequeño grupo de personas, sino de muchos, pero ese fue el espíritu y ojalá esa fuera la señal que podamos enviar al resto del mundo, no solo a América Latina: somos capaces de restituir el orden constitucional”, dijo.
Thomas Shannon, subsecretario de Estado de EE.UU. para el Hemisferio Occidental, coincidió en que la aplicación del acuerdo será “complicada y va a necesitar mucha cooperación de la comunidad internacional”, pero destacó que el país va por “buen camino” para la celebración de las elecciones del 29 de noviembre.
“Lo que ha pasado en Honduras” es “un aprendizaje para aquellos que amamos la democracia en América Latina”, dijo el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quien confió en que el acuerdo “sea cumplido”, Zelaya “pueda presidir las elecciones” y el país vuelva a la normalidad.


Encapsulado

El acuerdo firmado el viernes por los representantes del presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, y del de facto, Roberto Micheletti, establece la integración de un Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, y que el Parlamento decida sobra la restitución del gobernante derrocado.

Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional
Para lograr la reconciliación y fortalecer la democracia, conformaremos un Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional integrado por representantes de los diversos partidos políticos y organizaciones sociales, quienes ocuparán las distintas Secretarías y Subsecretarías (ministerios).

Renuncia a convocar a una Asamblea Constituyente
Reiteramos nuestro respeto a la Constitución y las leyes de nuestro país, absteniéndonos de hacer llamamientos a la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, de modo directo o indirecto, y renunciando a promover o apoyar cualquier consulta popular con el fin de reformar la Constitución para permitir la reelección presidencial.

Elecciones Generales y Traspaso de Gobierno
Realizamos un llamado al pueblo hondureño para que participe pacíficamente en las próximas elecciones generales y evite todo tipo de manifestaciones que se opongan a las elecciones o a su resultado.

Poder Ejecutivo
En el espíritu de la propuesta del Acuerdo de San José, hemos decidido, que el Congreso Nacional, resuelva en lo procedente en respecto a “retrotraer la titularidad del Poder Ejecutivo a su estado previo al 28 de junio hasta la conclusión del actual periodo gubernamental, el 27 de enero de 2010”.

Ver comentarios