Zapatero necesitará segunda votación
Enviar
Zapatero necesitará segunda votación

Candidato socialista no alcanzó la mayoría absoluta necesaria para ser investido presidente del gobierno español

Madrid
EFE

El socialista José Luis Rodríguez Zapatero tendrá que someterse el próximo viernes a una segunda votación para ser investido presidente del Gobierno español para un nuevo mandato, al no haber logrado ayer la mayoría absoluta requerida.
El candidato a presidir de nuevo durante cuatro años el Ejecutivo español se quedó a ocho votos de la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados, fijada en 176 escaños de los 350 que integran la cámara baja.

Zapatero recibió 168 votos a favor, 158 en contra y 23 abstenciones, es decir el único respaldo del grupo socialista, que tiene 169 escaños, aunque ayer una de las parlamentarias de su bancada estuvo ausente lo que le privó de un voto.
Votaron en contra todos los diputados del conservador Partido Popular (PP), el principal de la oposición con 154 escaños, los tres representantes de los independentistas catalanes de ERC y Rosa Díez, que se estrena en el Parlamento co
mo la única diputada del nuevo partido Unión, Progreso y Democracia (UPyD).
El resto de grupos minoritarios, incluidos los nacionalistas catalanes (CiU) y Vascos (Partido Nacionalista Vasco), tercera y cuarta fuerza parlamentarias, se abstuvieron.
El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, como establece el reglamento, convocó la próxima votación para el mediodía del viernes.
En esa votación, Rodríguez Zapatero solo necesitará el apoyo de una mayoría simple para ser designado jefe del Ejecutivo.
El líder socialista abandonó el Congreso envuelto en una nube de informadores ante los que dijo que la votación se desarrolló “co
mo esperaba”.
Esta es la primera vez en la etapa democrática que un candidato a la presidencia del Gobierno español cuyo partido ha ganado las elecciones no resulta elegido en el Parlamento por mayoría absoluta.
Anteriormente, en 1981, Leopoldo Calvo Sotelo, de la desaparecida Unión de Centro Democrático (UCD), fue también investido presidente en la segunda votación, pero en su caso fue en circunstancias diferentes ya que no se había sometido a las urnas y llegó a la jefatura del Gobierno por la dimisión de su predecesor Adolfo Suárez.
La votación de investidura se produjo ayer después de que Zapatero expusiera en la víspera su programa de gobierno para los próximos cuatro años, basado en dos ejes principales: un plan de medidas para afrontar la desaceleración económica y la propuesta al resto de partidos de pactos en cuestiones “de estado”, como la lucha contra ETA o la política exterior.
El portavoz parlamentario socialista y ministro de Defensa en funciones José Antonio Alonso, dijo ayer que se disponen a gobernar “sin condicionantes”, con “dialogo y un talante específico de búsqueda de acuerdos en los asuntos que afecten a las vidas de los ciudadanos y a las cuestiones de Estado”.
En este contexto afirmó que se “congratulan” de que el PP “haya mostrado una cierta receptividad” a las propuestas para alcanzar acuerdos.
El líder conservador, Mariano Rajoy, cuyo liderazgo al frente del PP es motivo de controversia tras perder por segunda vez las elecciones, reiteró ayer su disposición alcanzar eventuales acuerdos, pero recordó también sus condiciones que, en el caso del terrorismo de ETA, pasa por “el eje básico” de que no podrá haber negociación con la banda terrorista vasca.

Ver comentarios