Enviar
Yuan reta al dólar

La moneda china se ha apreciado cerca de un 14% desde 2005, cuando el gobierno permitió su revaluación

Eugenia Soto
[email protected]

Los clamores del G8, y especialmente de Estados Unidos, porque el gobierno de China permitiera una apreciación del yuan que ayudara a reducir la creciente brecha comercial con el gigante asiático fueron escuchados.
Aunque la medida podría parecer una forma de aplacar a las potencias económicas que consumen cada vez más productos fabricados en China, las razones que impulsaron al gobierno de Pekín a revaluar el yuan podrían estar más ligadas a los beneficios internos que de imagen exterior.
Desde principios de octubre de 2007 y hasta enero de 2008 el yuan había subido a un ritmo anual del 13% contra el dólar su ritmo más rápido de revaluación desde que Pekín dejó de anclar su moneda al billete verde. Aunque durante la semana pasada la moneda china perdió terreno en comparación con el dólar, desde 2005 y hasta enero de este año el yuan se ha apreciado en total un 14%.
Con la economía de crecimiento más acelerado del mundo, el yuan, podría ser la principal moneda en el futuro, pero la principal razón por la cual el gobierno chino está permitiendo que su moneda se aprecie con mayor rapidez es porque sus líderes creen que los beneficios para el país superan ahora los costos.
Entre las principales preocupaciones de Pekín se encuentra la lucha contra inflación, que en épocas de crecientes precios internacionales del petróleo ha empezado a flagelar a la mayoría de economías del globo.
Un reporte oficial hecho público la semana pasada mostró que los precios al consumidor subieron 4,9% durante agosto en comparación con 2007, lo que representa el menor ritmo de crecimiento registrado en los últimos 14 meses y una cifra más cercana a la meta gubernamental de 4,8% para 2008.
El gobierno chino ha adoptado una serie de medidas tendientes a contener el ritmo de crecimiento en los precios al consumidor que en noviembre de 2007 rozó el 7%.
El Banco Central chino incrementó las tasas de interés en seis ocasiones durante el año pasado y el poder ejecutivo estableció controles más estrictos sobre los precios de una amplia gama de productos. Sin embargo, utilizar una apreciación acelerada le brinda al gobierno chino la posibilidad de reducir la inflación importada especialmente en alimentos y materias primas.


Ver comentarios