Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Yom Hatzmaut: el día de la independencia de Israel

| Viernes 13 mayo, 2011


Yom Hatzmaut: el día de la independencia de Israel

El 15 de mayo de 1948, hace 63 años, al finalizar el mandato británico sobre Palestina y por decisión de la Asamblea General de Naciones Unidas, se proclamó el establecimiento del Estado Judío en Palestina que en adelante se llamaría Israel.
Este acto fue la culminación de un sueño que comenzó hace 20 siglos, cuando se produjo la expulsión de los judíos de su país por los romanos. Desde entonces, se esparcieron y se establecieron en todo el mundo conocido y comenzó lo que se conoce como el periodo de la Diáspora, caracterizado por una serie, casi continua, de persecuciones, matanzas y expulsiones de casi todos los países de Europa y el Norte de Africa que obligaron a los judíos a mantenerse en movimiento constante de un sitio a otro. Tanto que les valió el título de “Judíos Errantes”.
Esta cadena de aniquilación tenía un fondo ideológico y teórico que durante muchos siglos fue la idea del “deicidio” que habían perpetrado y la especulación de que tenían un plan maestro para apoderarse del mundo, motivo por el cual debían ser perseguidos, exterminados o en su defecto obligados a renunciar a sus principios religiosos, peligrosos por la contaminación con que podían afectar al establecimiento religioso imperante y eran causa de los males que aquejan a la humanidad.
Sin embargo a pesar de una implacable persecución, el pueblo judío no solo no fue destruido, sino que por lo que muchos piensan se trata de intervención milagrosa, sobrevivió, prosperó, mantuvo su fe y nunca abandonó su anhelo de regresar a la tierra ancestral, cosa que se concretó formalmente el 15 de mayo de 1948.
Desde ese día hasta el presente, Israel se ha ganado el puesto de ser uno de los actores con más presencia en el espectro noticioso internacional, en las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas y de su Comisión de Derechos Humanos donde parece que la idea prevalente es que Israel es el único país del mundo donde no se respetan los derechos humanos.
En estos 63 años, Israel se ha convertido en un país del Primer Mundo. Tiene un ingreso territorial bruto a nivel de los países desarrollados, produce tecnología de punta que exporta, su población tiene un nivel educativo y de vida que no se compara con el de sus vecinos con muchos más recursos y todo esto en un entorno de sólida democracia, a pesar de la necesidad de armar y mantener un aparato militar sofisticado y costoso que distrae un volumen importante de sus recursos.
Pero por supuesto, no todo lo que ha ocurrido en el país durante estos 63 años ha sido perfecto y su vida no ha transcurrido sin tropiezos y sin errores. Le ha sido muy difícil resolver todos sus múltiples problemas porque una parte importante del mundo se niega a reconocer su derecho a existir y aún hoy recibe explícitas amenazas de exterminio total.
Es muy difícil predecir el futuro, pero si se pueden utilizar las lecciones de la historia hay algunas conclusiones que parecen justificadas:

1º El pueblo Judío no desaparecerá de la faz de la tierra.
2º El Estado de Israel no será destruido.
3º Si se tienen la oportunidad y logra concretar acuerdos de paz en la zona, es muy posible que ese evento represente un paso de avance importante para toda la humanidad y tal vez pueda concretarse la invocación del profeta Isaías: “El lobo habitará con el cordero, el leopardo yacerá con el cabrito y los hombres transformaran sus espadas en arados...”.

Isidoro Zaidman
[email protected]