Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



MAGAZINE


“Yo soy segundo es un estilo de vida”

Carolina Barrantes [email protected] | Viernes 19 septiembre, 2014

Óscar Castillo comentó que tienen planeado lanzar a futuro otro libro con las historias de más famosos, para que sirvan de inspiración al público en general. Esteban Monge/La República


LITERATURA

“Yo soy segundo es un estilo de vida”

El escritor salvadoreño Óscar Castillo conversó con Magazine sobre su libro “Yo soy segundo”

La presentadora de televisión Myrka Dellanos, Brian “Head” Welch integrante del grupo Korn, y Bethany Hamilton la campeona surfista, que fue atacada por un tiburón y surfea con un solo brazo, tienen algo en común: encontraron en Dios la fuerza para superar sus problemas y seguir adelante con sus vidas.
El libro “Yo soy segundo” escrito por el salvadoreño Óscar Castillo, reúne las historias reales de esas y otras personas famosas, quienes llegaron a “tocar fondo”, y ahora con su ejemplo de superación, buscan servir de esperanza e inspiración.
Castillo se encuentra en el país promoviendo el texto y conversó con Magazine, sobre el impacto que ha tenido el libro desde su publicación.
También habló sobre la organización del mismo nombre Yo Soy Segundo, de la que es director ejecutivo, y que se dedica a ayudar, dar esperanza y sanidad interna enfocados en el amor a Dios, en diversos países.
Esa misma organización, cuya sede principal se encuentra en Estados Unidos, comenzó a recopilar los relatos de los famosos en vídeo y ahora nutren el libro.

• ¿Cuál es el concepto de “Yo soy segundo”?
El resultado final de “Yo soy segundo” es poner a Dios de primero, ayudando a otras personas, apoyarlos, dándoles esperanza, y el resultado de eso es una acción. Con la organización hay muchos proyectos que están naciendo en diversos países como en Costa Rica y otros países latinoamericanos en cuanto a servicio comunitario, buscando el bien para comunidades con más necesidad.
En cuanto al libro, buscamos inspirar de igual manera a las personas, y que reciban esperanza a través de cada historia, porque toda persona puede salir adelante de la mano de Dios, sin importar cuán hondo haya caído en su vida. Yo soy segundo es un estilo de vida.

• La esencia es darse por los demás…
Exacto. Cuando entendemos que somos partícipes de una misma historia, que la estamos escribiendo día a día, todos a la vez, nuestra visión cambia. Todos tenemos eso ya en nuestros corazones (el darse por los demás), pero no todos queremos escuchar esa voz que está dentro y que nos dice que debemos tener una vida más llena de propósito, cuando ponemos a otros primero.

• El libro detalla sobre ese “vacío” que se siente en el alma, que los famosos buscan llenar con dinero o vicios…
Precisamente ellos son ejemplos de que lo material no importa, sino que hay algo más trascendental, no material, me atrevería a decir algo eterno, afuera del contexto del tiempo, que nos impulsa a cambiar nuestras vidas.
Por que al cambiar de pensamiento empiezo a vivir bajo un sistema diferente de valores. Cuando tratamos de llenar ese vacío con cosas materiales, es cuando no se logra esa paz interna que muchos buscamos; solo se logra al darse por los demás.

• El libro cita ejemplos de personalidades como Myrka Dellanos o el de la surfista Bethany Hamilton que son ejemplo de superación y han adoptado esa filosofía de vida. ¿Qué encontró en común esas personas?
El patrón es que ellos creían que eran el centro del universo, con su fama, su dinero, todos los bienes materiales, y de ahí llegaron a tocar fondo; pasaron de tocar la cima de su carrera y estar en lo más bajo.
Luego de esa caída y atravesaron un tiempo de reflexión, decían “hay algo mal en cómo yo estoy mirando la vida”, la perspectiva, los lentes con los que estoy mirando la vida.
Algunos de ellos tenían papás que habían sido cristianos de pequeños y se acordaban del mensaje, otros nunca habían oído de tal cosa pero tenían un amigo fiel y les recomendaban otro punto de vista.
Cuando se da ese cambio de mente es cuando se empieza a pensar cómo poner a otros de primero.

• Y ese cambio de mente en algunos casos puede ser más difícil, como la historia de Myrka que ella tuvo tres divorcios y decía que no comprendía cuál era su error
Sí claro, imagínese lo que significa para alguien que tiene esa visibilidad y estatus decir tal cosa, qué humillante, pero también qué lección más grande para todos.
Ella tuvo que llegar a decir “ya no más”, indagar por qué ocurría esa situación en su vida, y ahí es cuando realmente uno está dispuesto a aprender, es cuando uno dice Yo soy segundo, uno dice no soy perfecto.

• ¿Qué fue lo más difícil de plasmar las historias en el libro?
Cada historia es especial y lo más complicado fue determinar cuántos detalles de cada una se podían contar, porque la idea es dejar el relato original; lo que sí resultó sencillo fue encontrar el hilo conductor entre ellas o el tema común, era el mismo: Dios y el inspirar a otros a salir adelante.
Las personas pueden identificarse con algunos de ellos, por ejemplo Vitor Belford, el peleador de la UFC, tuvo que aprender en su vida a través del dolor y no del amor. Entonces uno puede preguntarse cuántas veces ha pasado por un dolor similar o lo está pasando en este momento.

Carolina Barrantes
[email protected]
@cbarrantesLR