Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



ACCIÓN


Yanquis quietos en San Diego

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 15 diciembre, 2014

Jon Lester fue tentado por oferta millonaria de los Cachorros de Chicago y dejó tirado a Boston.Internet/La República


Yanquis quietos en San Diego

Cachorros y Medias Blancas pagaron buen billete y los Dodgers revolucionaron el mercado

El béisbol de las Grandes Ligas vivió cuatro jornadas frenéticas en su etapa de receso a principios de la semana anterior, en el hotel Manchester Hyatt de San Diego, escenario donde decenas de jugadores cambiaron de uniforme y cientos de millones de dólares fueron comprometidos.

El jardinero central y jonronero de los Dodgers de Los Ángeles, Matt Kemp, se marchó a los Padres de San Diego.Internet/La República

Como es usual, había expectación sobre los movimientos que ordenaría el gerente general de los Yanquis de Nueva York, Brian Cashman, pero al cierre del mercado, los Bombarderos del Bronx desalentaron a sus millones de fans cuando la noticia más relevante que salió de su cuartel fue que el antesalista Alex Rodríguez, quien se prepara para regresar tras la suspensión por un año, “tiene algunas libras de más”.
¡Frustrante!, ¿no?
Después de firmar al zurdo Andrew Miller como relevista y al campocorto Didi Gregorius para hacer olvidar a Derek Jeter, los Yanquis van a recordar estas reuniones del invierno, por los jugadores que se les fueron de las manos.
Los Medias Blancas firmaron al taponero David Robertson por cuatro años y $46 millones y uno de sus mejores lanzadores de la campaña anterior, Brandon McCarthy, se fue para los Dodgers por cuatro campañas y $48 millones.
Los dirigentes del Mulos incluso aclararon en San Diego que no están cortejando al pitcher estrella del mercado, Max Scherzer, cuyo representante, Scott Boras, busca un contrato superior a los $155 millones que le acaban de dar los Cachorros al zurdo Jon Lester por seis temporadas.
Cashman reveló que durante el invierno preguntó por el precio de nombres de peso en el mercado que cambiaron de equipo, entre ellos Jimmy Rollins, Dee Gordon, Wade Miley y Rick Porcello, pero que no halló espacios de maniobra.
De forma un poco sarcástica, Cashman dijo que él “no tenía un Rick Porcello para cambiarlo por Yoenis Céspedes”, un gran movimiento que se dio entre Tigres y Medias Rojas.
Los Dodgers estuvieron envueltos en transacciones que involucraron a cerca de 20 peloteros y prácticamente cambiaron su identidad de la temporada pasada.
Los Ángeles se desprendió del jardinero Matt Kemp, el segunda base Dee Gordon, el paracortos Miguel Rojas, el lanzador Dan Haren y el receptor, Tim Federowicz y adquirió al torpedero Jim Rollins, la segunda base, Howie Kendrick, el receptor, Yasmani Grandal y el lanzador, Brandon McCarthy.
Los Cachorros firmaron al zurdo Jon Lester, el golpe de oro del mercado; retornó a sus filas el “pitcher”, Jason Hammel tras su breve paso por Oakland y firmaron al receptor venezolano Miguel Montero.
Sus vecinos, los Medias Blancas, estuvieron agresivos en San Diego y firmaron al lanzador Jeff Samadzija, el cerrador Dave Robertson, el inicialista Adam La Roche y al jardinero Melky Cabrera.
Detroit se deshizo de una de sus joyas desde la lomita, Rick Porcello, que viaja a Boston a cambio del poder del bate del cubano Yoenis Céspedes. También los Tigres firmaron al lanzador de los Rojos, Alfredo Simon.
Boston perdió la batalla por Lester, pero agregó a los lanzadores Porcello, Wade Miley y Justin Masterson.
Los Marlins firmaron al intermedista Dee Gordon, a Miguel Rojas, Dan Haren y Matt Latos y los Mellizos de Minnesota firmaron al lanzador Ervin Santana por cuatro años y $55 millones.
Los Orioles salieron de San Diego sin nada y más bien perdieron a sus jonroneros, Nelson Cruz, que viaja a Seattle, y Nick Markakis que pasó a los Bravos.
Los Indios de Cleveland ficharon al jonronero de Oakland, Brandon Moss por dos temporadas.

Gaetano Pandolfo
[email protected] y EFE