Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



GLOBAL


Yacimiento desata euforia en torno a Petrobras

| Lunes 12 noviembre, 2007



Yacimiento desata euforia en torno a Petrobras

Río de Janeiro
EFE

Un enorme yacimiento de hidrocarburos puede abrir una nueva era para Brasil, décimo mayor consumidor de energía del mundo, pese a que aún es temprano para contar los pollos antes de nacer.
La estatal petrolera Petrobras confirmó un reservorio con entre 5 mil y 8 mil millones de barriles de petróleo y gas natural, en un nuevo horizonte geológico en el fondo del Atlántico.
La euforia de estos anuncios agita la bolsa de valores de Sao Paulo, donde las acciones de la petrolera acumulaban el viernes un avance del 25% en dos días y concentraban la mitad del dinero negociado.
En el mercado de Nueva York, Petrobras fue el jueves la octava empresa más negociada, con $2.852 millones, según cálculos de la consultora Economática obtenidos por Efe.
En Brasil y Nueva York Petrobras movió el jueves $5.847 millones, el mayor volumen de su historia bursátil.
Estos números ilustran el furor tras un anuncio que fue de inmediato capitalizado políticamente por los principales ministros del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.
Además de ese reservorio, que por sí solo elevará en un 50% las reservas probadas de todo Brasil, la empresa también dijo que existen en ese horizonte —de 800 kilómetros de longitud por 200 kilómetros de ancho— reservas probables como para elevar este país al selecto club de los diez grandes productores y exportadores mundiales.
El yacimiento Tupi fue encontrado en el bloque BM-S-11, con unos 100 kilómetros cuadrados, que es operado por Petrobras (65%) junto con la portuguesa Galp Energía (10%) y la británica BG Group (25%).
Este consorcio se lo adjudicó en 2000 durante una subasta organizada por la Agencia Nacional de Petróleo (ANP), al pagar un bono de 15 millones de reales (unos $8,6 millones).
El gobierno, por orden de Lula, retiró 41 bloques situados en el nuevo horizonte geológico de una nueva subasta programada para finales de noviembre, al invocar la necesidad de resguardar el interés nacional.
La decisión fue interpretada por analistas petroleros y empresarios como un monopolio de Petrobras sobre esta área que se supone será una de las más ricas fronteras petroleras mundiales de los próximos años.
Esto ayuda a explicar el furor con los papeles de Petrobras, en típicos movimientos especulativos basados en eventos futuros.
Hace tiempo, unos datos de Petrobras vislumbraban estas reservas probables y habían servido para elevar las ahora frustradas expectativas sobre la nueva subasta de la ANP.
El optimismo no se ha amilanado pese a las advertencias de que habrán de pasar entre cinco y seis años para declarar la comerciabilidad del primer yacimiento probado, situado hasta a 7 mil metros desde la superficie del Atlántico.
Brasil es un gigante sediento de energía con uno de los mayores planes de expansión en la industria petrolera mundial y Petrobras sola invertirá $112 mil millones en los próximos cuatro años, sin contar el nuevo escenario.
En el mediano plazo, el país pretende duplicar su actual producción de 2,0 millones de barriles por día (bpd) de crudo y gas.
El petróleo de Tupí es liviano, de alto valor comercial, pero está en un horizonte donde nunca antes nadie ha llegado, más allá de una cama de sal de unos dos kilómetros de espesor que lo separa de las cuencas tradicionales del país.
El director de Exploración y Producción de Petrobras, Guilherme Estrella, afirmó que “no hay barreras tecnológicas objetivas” para la empresa en Tupi, pero solamente entre 2010 y 2011 el verdadero potencial del yacimiento será probado con una estructura que deberá producir unos 100 mil barriles por día y costaría unos $4.500 millones.
“Desde el punto de vista político han hecho un carnaval, pero todavía es muy temprano para eso”, dijo a Efe el geólogo Giuseppe Baccocoli, consultor petrolero de la Universidad Federal de Río de Janeiro.
Refutó los extremos de comparar a Brasil con potencias petroleras como Venezuela y los países árabes.
“Pero sin duda el descubrimiento tendrá reflejos mundiales. Hasta ahora solo hay petróleo abundante, con excepción del Mar del Norte y Canadá, en lugares poco amigables” para los grandes consumidores occidentales, destacó Baccocoli.