Enviar
¿Y quién recoge la bandera…?
Tras la irregularidad y decepciones del fútbol, las otras disciplinas deberían crecer

Luis Rojas
[email protected]

¿Cuál disciplina deportiva sigue al fútbol en el ambiente deportivo nacional? Esa pregunta es tan difícil de contestar, como vislumbrar cuál deporte nacional se beneficia con los fracasos del fútbol, en cuanto a llamar la atención y atraer adeptos.
El panorama no ofrece muchas alternativas. En los deportes colectivos el baloncesto, béisbol y voleibol, por ejemplo, tienen un público que se ha mantenido, principalmente como referentes de los principales equipos, pero la organización de estos deportes y sobre todo las débiles economías de sus federaciones, en ocasiones de subsistencia, son obstáculos que les impiden crecer.
Los deportes de motores reúnen mucho público en sus actividades y se han convertido en una opción que muchos prefieren a los estadios, porque en general brindan más espectáculo que el que ofrecen nuestros devaluados partidos de la primera división.
Las carreras atléticas de los domingos cada vez recogen más adeptos; gente que no quiere ser espectadora sino participante y generalmente muchos se hacen acompañar de sus familias. Está claro que actividades como la de los motores, el atletismo y hasta el deporte en la Sabana le han restado rating al fútbol nacional, que goza de la transmisión en vivo en casi el 100% de sus juegos.
Dos disciplinas que están creciendo en interés son el volibol de playa y sobre todo el surf. Estos son deportes que generalmente traen consigo visitas a la playa, por lo que generan un disfrute adicional para quienes los siguen. Aparte de esto, el alto nivel de nuestros surfos, demostrado en el pasado campeonato mundial, hace más llamativo este deporte.
El golf, ahora olímpico, apenas deberá empezar a organizarse como federación y sigue limitado a clubes privados, igual que el tenis que apenas hace intentos para la masificación con un programa en las escuelas, mientras sus dirigentes siguen esperando al Juan Martín del Potro tico, que atraiga la atención de los costarricenses. Lograrlo se torna difícil, porque son las familias las que deben garantizar económicamente el camino al estrellato, si surgiese un talento de es magnitud.
La natación, introducida al gusto de los costarricenses por nombres que hicieron historia como los de María del Milagro París, Sylvia y Claudia Poll, la máxima estrella del deporte costarricense, sigue sostenida por los esfuerzos que se realizan en diferentes clubes, asociaciones y principalmente los padres de los atletas. Existen varios procesos en marcha y el gran reto, casi imposible por el momento, es encontrar quién sustituya a Claudia y que haga vibrar a los costarricenses con triunfos internacionales.
Quedan muchos deportes que reseñar: ciclismo, boxeo, patinaje, triatlón, etcétera, cada cual con lo suyo, y siempre a la caza de nuevos seguidores, pero con estructuras y organizaciones todavía bastantes lejanas al fútbol que sin ser un dechado, se mantiene sólido, bajo la sombra de una federación internacional muy poderosa.


Los otros deportes

Marielos Rodríguez (presidenta de la Federación de Motores): “Los motores ya tienen un lugar en el gusto de los costarricenses y para hacer nuestro calendario no sumamos ni restamos al fútbol. La gente disfruta este deporte en el que, a diferencia de otros, no hay violencia. Organizamos unas 150 actividades deportivas y 50 recreativas de enero a diciembre y la gente nos sigue”.

José Carlos Barquero (presidente del baloncesto): “Se vienen realizando cambios desde hace un año y ya se ha dado mayor afluencia de público hacia el baloncesto. Para 2010 habrá muchos cambios en lo deportivo y tecnológico, así como mejores espectáculos e intentaremos semiprofesionalizar el básquet. Vamos creciendo poco a poco”.

Osvaldo Pandolfo (Viceministro de Deporte): “Si el fútbol da tristezas, hay otros deportes que dan la cara como el surf, voleibol de playa, artes marciales, etc. Lo que necesitan estos deportes es más exposición a través de los medios de comunicación para llamar la atención de los patrocinadores”.


Ver comentarios