Enviar
Lunes 7 Noviembre, 2011

¿Y así se quiere salvar a la Caja?

Una de las condiciones propias de los diputados es discutir y analizar proyectos, pero también responder a una condición de conciencia y por supuesto de ideología política.
Es innegable que el desarrollo de nuestro país tiene su reflejo en la seguridad social, y que ese mismo reflejo es el que permite crear el escenario correspondiente de progreso de un país, que sí le apostó a un modelo de seguridad social único en el todo mundo.
Pero hoy lejos de estocar de frente se hace de costado, por eso la pregunta ¿y así se quiere salvar a la Caja Costarricense de Seguro Social?
Cuando se analiza la tercera propuesta presentada por el PAC y Liberación Nacional del Proyecto de Ley de Solidaridad Tributaria a la Asamblea Legislativa, se denota que de aprobarse tal como está, tendríamos entonces que la importación de medicamentos estaría exenta del pago del Impuesto al Valor Agregado propuesto (IVA del 14%), pero no así la producción nacional, ya sea las elaboradas por la misma Caja Costarricense de Seguro Social o por las compañías farmacéuticas nacionales.
Esto como consecuencia de que en el artículo 13 Capítulo III de la propuesta, dice “disposiciones finales y derogatorias”, de manera expresa establece que se derogaría, a partir de la entrada en vigencia de la Ley, “…las exenciones existentes contenidas en leyes especiales y no contenidas en convenios internacionales o contratos de préstamo internacional, en relación con la Ley de impuesto general sobre las ventas”. Esto dejaría sin efecto la exoneración actual en la elaboración nacional de medicamentos, pues dejaría sin efecto lo dispuesto en el artículo 4 de la Ley 7293 (Ley reguladora de todas las exoneraciones vigentes, su derogatoria y sus excepciones).
O sea, van a tener que pagar más impuesto al valor agregado (del 14%), es decir, estamos hablando de las materias primas, insumos y todo producto intermedio o final utilizado en la elaboración de medicamentos incluyendo reactivos o catalizadores, maquinaria, envases y material de empaque. Si bien es cierto el articulo 9 en su inciso 3 nos habla de medicinas pero nos lo dice de una manera final como producto terminado y NO de la elaboración, acción que deberá pagar impuestos, de ahí que no existirá excepción alguna. También la compra local de las mercancías y servicios que requiera la Caja.
Y entonces en qué país vivimos, y reitero: ¿así se quiere salvar a la Caja?
Con todo respeto, aquí no solo están en juego las empresas que se dedican a producir medicamentos en nuestro país, sino la misma seguridad de abastecimiento de medicamentos producidos por la Caja.
No se puede hacer país de esa manera, se debe reconsiderar la propuesta tributaria, se debe entender que el modelo de desarrollo que se ha mantenido es ejemplo en el mundo entero y hoy por tozudez, se nos olvida la Seguridad Social en nombre del deseo insostenible y devorador del Gasto Público.

Luis Alberto Rojas Valerio
Diputado Fracción Unidad Social Cristiana