Enviar
¿Y ahora qué sigue?

Desde inicios de este año, se han generado una serie de comentarios y posturas generales sobre la entrada de un período de recesión en los Estados Unidos de Norteamérica y por ende de una posible contaminación hacia otras naciones. Hoy en día y luego de experimentar a partir del segundo semestre una serie de eventos que confirmaron los temores de muchos, hemos sido testigos de la quiebra de grandes instituciones financieras y aseguradoras, nacionalización de otras tantas, congelamiento del crédito bancario, nuevas adquisiciones, entre otros aspectos, lo cual ha provocado una reducción en la capacidad productiva, extendiéndose no solo en Norteamérica sino también en Asia, Europa y Latinoamérica.
Sin duda alguna, los que llevamos el pulso en materia bursátil diariamente, hemos visto como los mercados accionarios y el de bonos han roto los mínimos experimentados en las crisis anteriores, dando al traste con cualquier estrategia que se pretendiera formular. Dichas rupturas han generado un gran nivel de stress financiero en general limitando el curso de acción en la mayoría de los casos, a la vez que se busca mayor prudencia en la toma de decisiones.
No obstante, las medidas tomadas tanto por la Reserva Federal y el Gobierno norteamericano, aunado a los esfuerzos de Europa y Asia para evitar que esta crisis se prolongue por más tiempo, perjudicando aún más la confianza en el mercado financiero, podrían cambiar el panorama económico y bursátil mundial en el mediano-largo plazo.
El plan de rescate de la Reserva Federal sobre los US$700 billones, para adquirir activos tambaleantes con respaldo de préstamos hipotecarios a las instituciones financieras, más recientemente el plan de rescate de uno de los bancos más grandes: Citigroup Inc. con una inyección de US$20 billones de capital fresco elevando el precio de la acción hasta en un 72% el lunes pasado, brindando una mayor confianza al mercado accionario.
Adicionalmente, la FED ha tomado las acciones necesarias en materia de política fiscal para recapitalizar a las instituciones bancarias y no bancarias, con el fin de fortalecer el crédito mediante el TARP (Troubled Asset Relief Program o Programa de Rescate de Activos Problemáticos) a la vez que, estimula el gasto ya sea mediante una disminución de la tasa impositiva o incrementos del gasto público con la ayuda de este programa.
Es de esperar que estas medidas y otras que ha tomado la FED, permitan en el mediano plazo recobrar la confianza en los mercados financieros y bursátiles a nivel mundial, atacando el problema de la recesión desde ya, mejorando las perspectivas del desempeño económico.
No así, debemos continuar siendo prudentes en la toma de decisiones tanto a nivel personal como profesional, la pericia y sabiduría con que se administren los portafolios, así como las nuevas ideas que surjan para lograr alcanzar los objetivos, serán las herramientas más valiosas y útiles que agradecerán quienes confían sus activos.
Indudablemente, octubre 2008 será un mes que marcará la historia bursátil y financiera con un antes y después, lo cual cambiará en definitiva la forma de hacer negocios sin que esto merme las oportunidades que se presentarán. Es bien sabido que de las crisis nacen las grandes ideas, de hecho sin crisis morirían nuestro ingenio y creatividad para lograr llegar más allá de nuestras propias capacidades.

Licda. Adriana Herrera C.
Miembro de ACAB y Corredora de Bolsa Autorizada
Ver comentarios