Enviar
Washington promete ayuda a Iowa

Washington
EFE

Michael Chertoff, secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, calificó el jueves de “terrible tragedia” la muerte de cuatro niños por un tornado que destruyó un campamento de scouts en Iowa, y prometió trabajar “hombro con hombro” con las autoridades locales para reconstruir las comunidades afectadas.
Chertoff viajó el jueves Little Sioux, en Iowa, para evaluar de primera mano los daños causados por las recientes inundaciones y tornados que han azotado la zona oeste de ese estado, que también han dejado unos cuarenta heridos.
El titular del Departamento de Seguridad Nacional se reunió con el gobernador de Iowa, Chet Culver, quien describió la tragedia como un “golpe terrible”.
En los últimos días, Iowa se ha visto afectado por intensas lluvias e inundaciones que obligaron a Culver a declarar zona de desastre en 54 de los 99 condados del estado.
El tornado, que se abatió con tal fuerza y rapidez sobre el campamento de los scout que los niños apenas tuvieron unos minutos para evacuar el lugar, se cobró la vida de cuatro jóvenes de 13 y 14 años de Omaha (Nebraska) y de Eagle Grove (Iowa).
En el campamento había 93 niños de entre 13 y 18 años y 25 personas encargadas de su cuidado cuando el tornado se abatió sobre el campamento, en el que asistían a un curso de entrenamiento de una semana de duración.
El tornado formaba parte de una cadena de tormentas que arrasó el este de Kansas, Nebraska, Iowa y Minesota, según las autoridades del Centro de Pronóstico de Tormentas en Des Moines (Iowa).
Chertoff aseguró en rueda de prensa que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército y la Guardia Nacional trabajan sin parar para evitar que las inundaciones ocasionen más daños.
“Ojalá pudiéramos decir que el temporal remitirá, pero las informaciones meteorológicas indican lo contrario”, señaló Chertoff, quien recordó que ahora es la temporada de tornados en Estados Unidos.
Paralelamente a la tragedia sufrida en el campamento scout, las autoridades de Des Moines evacúan a los habitantes de la zona de Birdland a causa de la crecida del río del mismo nombre.
En el nordeste de Kansas, los tornados causaron la muerte de dos personas.
La tormenta provocó daños en varios edificios de la Universidad de Kansas, y destruyó cientos de casas en los alrededores.
Ver comentarios