Logo La República

Sábado, 4 de diciembre de 2021



BLOOMBERG


Wall Street reacciona con recelo e ira

| Lunes 26 octubre, 2009



Wall Street reacciona con recelo e ira

Washington- Las medidas del Gobierno de Barack Obama, presidente de Estados Unidos, para limitar la paga de los ejecutivos provocaron críticas en Wall Street.
Muchas de ellas se desprendieron de entidades prestamistas como Bank of America Corp., empresa que afirmó que las directrices pueden perjudicar a las mismas compañías que las autoridades federales de Estados Unidos están tratando de salvar.
“La gente quiere trabajar aquí pero quiere una remuneración justa”, dijo Scott Silvestri, vocero de Bank of America, entidad que ha recibido $45 mil millones de fondos de rescate. Las compañías rivales están “identificando a nuestros ejecutivos más capaces y usando las inquietudes en materia de paga para reclutarlos por una remuneración justa”, dijo el vocero.
Kenneth Feinberg, el funcionario del Departamento del Tesoro encargado de la política federal sobre remuneración de ejecutivos, dijo el jueves que había reducido la paga total en una serie de firmas, entre ellas Bank of America, Citigroup Inc. y American International Group Inc., hasta un 50 por ciento. La Reserva Federal, al mismo tiempo, anunció directrices para vincular la remuneración bancaria más estrechamente a la gestión del riesgo.
En conjunto, se supone que las medidas corrijan lo que el Gobierno de Obama llama la toma de riesgos desbocados fomentada por una remuneración excesiva. El colapso subsiguiente de los mercados de crédito condujo a una crisis financiera que causó pérdidas y amortizaciones mundiales de más de $1,6 billones y la eliminación de 7,2 millones de empleos en Estados Unidos.
Las compañías rescatadas se buscaron ellas mismas la reducción de paga anunciada el jueves, dijo Stuart Grant, abogado de inversionistas y director gerente de Grant & Eisenhofer PA en Wilmington, estado de Delaware.
“Lo que debería haber pasado es que los consejos de administración de estas compañías deberían haber fijado la remuneración de forma debida en cuanto a cantidad e incentivo y riesgo”, dijo Grant, agregando que “es horrible, pero era inevitable y ellos mismos tienen la maldita culpa”.
El sector financiero sigue siendo lucrativo para la gerencia superior. Aun con las reducciones de paga ordenadas por Feinberg, 66 de los ejecutivos de las siete compañías cuyos pagos él examinó tendrán una remuneración total a largo plazo de siquiera $1 millón.
Bank of America, con oficinas centrales en Charlotte, estado de Carolina del Norte, pagará a sus empleados principales un promedio de $6,04 millones este año.
Los 136 ejecutivos cuya paga Feinberg examinó recibieron en conjunto unos $304 millones, o un promedio de $2,5 millones cada uno.
En AIG, la aseguradora con oficinas centrales en Nueva York que obtuvo un rescate federal valorado en $182 mil millones, Robert Benmosche, el jefe ejecutivo, trató de convencer a los empleados de que el Gobierno de Obama no los obligará a devolver la paga que ya cobraron.
“Feinberg no tiene autoridad sobre la vasta mayoría de los empleados de AIG”, dijo Benmosche en un memorando al personal de la compañía la semana pasada. Feinberg ya había aprobado el paquete remunerativo de $10,5 millones del propio Benmosche.
AIG pagó $165 millones en concepto de bonificaciones a los empleados de la división de derivados a la que se achaca la culpa de que la aseguradora haya tenido que pedir un rescate gubernamental.
Por su parte, varios congresistas criticaron a Goldman Sachs Group Inc. en julio cuando el banco con oficinas centrales en Nueva York apartó una cantidad sin precedentes de $11.400 millones para paga y prestaciones en el primer semestre de este año.
Algunos bancos ya están cambiando sus métodos de remuneración. Goldman Sachs, que sentó una marca de remuneración en Wall Street en el 2007, publicó tres páginas de principios sobre paga en mayo que incluyen pagar un mayor porcentaje de la bonificación de un empleado en acciones conforme la paga aumente, y prorrogar la entrega de las acciones por un periodo de años.
La compañía dijo asimismo que no cree en otorgar a los empleados bonificaciones garantizadas por más de un solo año.
Lloyd Blankfein, jefe ejecutivo, a quien se otorgó una cantidad sin precedentes de $68,5 millones en sueldo y bonificación en el 2007, dijo en un discurso en abril que las decisiones del sector en materia de paga antes de la crisis “parecen ser producto de la codicia y el egoísmo al examinarlas retrospectivamente”.




© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.