Enviar
Vuelve la Máquina roja
Los Rojos de Cincinnati lideran cómodamente la Central de la Nacional y hacen recordar a la Máquina del 75

Brandon Phillips bateó un sencillo que rompió el empate e inició una doble matanza con un envío entre las piernas, para ayudar al dominicano Johnny Cueto y a los Rojos de Cincinnati a vencer ayer 3-1 a losMets de Nueva York.
Fue el sexto triunfo seguido de los discípulos de Dusty Baker, el veterano piloto del infaltable palillo de dientes en su boca.
Los líderes de la División Central de la Liga Nacional completaron su primera barrida en una serie de tres partidos en Nueva York desde 2001 e igualaron su racha ganadora más larga de la campaña.
Con 38 triunfos y 26 derrotas, los Rojos lideran esa División y le llevan a los Pitaras 4 juegos de ventaja y a los campeones mundiales, Cardenales, 4.5.
Repasando los números de los Rojos en la presente campaña, es fácil adivinar que el fuerte de la novena está en el bateo.
Solo en jonrones, la nueva máquina roja acumula 66 entre sus máximos cañoneros: Jay Bruce 15, Joey Votto 12, Brandon Phillps y Ryan Ludwick 9 cada uno y Zack Cozart, Drew Stubbs y Todd Frazier 7 vuelacercas por cabeza. Otro jonronero, Scott Rolen está lesionado.
El inicialista Votto es candidato a Jugador Más Valioso de la temporada; sus números son impresionantes y lidera el departamento de promedio en la Liga Nacional con .366. Su compañero y segunda almohadilla, Brandon Phillips suma .284.
Votto ha llevado al plato 44 carreras, las mismas que Jay Bruce, mientras que Phillips empujó hasta ayer 41 y Ludwick 30.
En ofensiva, la nueva Máquina funciona sin tornillos sueltos; toda la formación titular es de poder: Votto primera base, Phillips, segunda, Rolen, tercera. Hoy juega Todd Frazier. El campocorto se lo reparten Wilson Valdez y Miguel Cairo y en los jardines están Jay Bruce, Willie Harris, Chris Heisey, Ryan Ludwick y Drew Stubbs.
La receptoría se la dividen Ryan Hanigan y Devin Mesoraco un novato que ya pegó el primer Grand Slam de su carrera.
Si los números en ofensiva son impactantes, no se puede decir lo mismo del cuerpo de lanzadores,donde solo figura hasta ahora con brillantez el dominicano, Johnny Cueto, con 8 victorias.
Homer Bailey y Mat Latos suman cinco.
Los otros abridores tienen números normales: José Arredondo y Bronson Arroyo.
Cuando un equipo tiene mucho bateo, como los Rojos, los cerradores no tienen exceso de trabajo, por eso, Sean Marshall solo tiene 9 rescates y el desertor cubano Aroldis Chapman 8.
Los fanáticos de Cincinnati llenan el Great American Ball Park y añoran que los nuevos Rojos repitan las hazañas de la inolvidable Máquina Roja, campeones del mundo en 1975
Sobre este inolvidable equipo rojo,el periodista Edwin Vazquez escribió lo siguiente.
“Cuando mencionan los grandes trabucos de todos los tiempos en la historia del béisbol de Grandes Ligas los Rojos del Cincinati de (1975) serán recordados para la posteridad. Amparados herméticamente en diversas áreas tanto ofensivas como defensivas los muchachos de Sparky Anderson “Captain Hook” pasearon la división ESTE en (1975) con marca de (108-54) (667%) y (20) juegos de ventaja sobre su rival más cercano, Los Ángeles Dodgers (88-74), dirigidos por Walter Alston.
En una táctica ofensiva muy inteligente los Rojos movieron de los bosques a tercera base a Rose. Esto obedecía en tener en la misma alineación a Ken Griffey y George Foster dos excelentes bateadores. Además estos dos jugadores le daban una profundidad extra al equipo en los jardines. Durante los entrenamientos de primavera Tany Pérez se encargó de ofrecerle algunos consejos a Rose sobre su nueva base. El cubano anteriormente había jugado esa posición para los Rojos en las temporadas (1968-69-70-71) antes de ser removido a la inicial. C
Con el equipo ya redondeado los Rojos comenzarían su gran aventura en la temporada de (1975) no imaginando que ganarían posteriormente la Serie Mundial sobre los Medias Rojas de Boston (4-3). Hay que mencionar que el equipo de las Medias Rojas de Boston contaba con grandes estrellas de la talla de Carl Yaztrzemski, Rico Petrocelli, Fred Lynn, Carlton Fisk y Jim Rice.
En su estampida ofensiva los Rojos batearon para 271, pegaron 124 cuadrangulares, 37 triples, 278 dobles, 1,515 hits, 840 anotadas, 691 bases por bolas y un slugging de 401 con corredores en circulación. A la defensiva estuvieron maravillosos con solo 102 pecados y 103 dobles jugadas.

Gaetano Pandolfo
[email protected]
Ver comentarios