Volvió a gritar: ¡Campeón!
Rafael Nadal salió avante en situaciones límite y volvió a celebrar un título en la arcilla europea. Daniel Reinhardt/AFP-La República
Enviar

Volvió a gritar: ¡Campeón!

Rafael Nadal recuperó la sonrisa al conquistar título de Hamburgo

El español Rafael Nadal derrotó a Fabio Fognini por 7-5 y 7-5 y se consagró campeón en el ATP 500 de Hamburgo, con lo que mantuvo su racha de 11 años con festejos en la arcilla europea. Además, el título lo asciende al puesto nueve del escalafón mundial.
"El cuerpo me pide jugar", decía en la previa. Una semana después, cinco victorias en su haber, pasajes de buen tenis y nuevo título para Rafael Nadal, el tercero en el año y 67 de su carrera. Un renacer. Así, por lo menos, lo pareció reflejar en su festejo de rodillas en el polvo de ladrillo tras vencer a Fognini en la definición.
Nadal llegaba con dos derrotas seguidas ante el italiano y el primer game, con quiebre en contra tras ¡12 minutos de juego!, no fue un buen síntoma. Sin embargo, la irregularidad —y los numerosos errores no forzados— de Fognini le dieron aire durante las dos horas y 34 minutos de juego.
El exnúmero uno del mundo tuvo trabajo extra en el inicio, pero un mejor cierre, y la constante colaboración de Fognini con las fallas (34 en el parcial), inclinaron la historia a su favor por un 7-5 sin muchas luces.
Con la ventaja, el juego quedó en sus manos. Tomó solidez con su servicio, puso en aprietos con la devolución y se encontró con un cabizbajo rival.
Sin embargo, Fognini se volvió a meter en el partido y quedó, con quiebre a favor, 4-3 arriba. El duelo, además de tener adrenalina e incertidumbre por el final, había crecido en intenciones. La historia ahora era más pareja pero por virtudes.
Pero, de repente, algo impensado. El cruce de palabras en el cambio de lado del 5-4 —con quejas de Fognini hacia Nadal— no parecían haber movido el foco del italiano. No parecían... En el 40-15, con dos puntos para set, se derrumbó. Dos buenos reveses de Nadal lo tocaron. Luego, un drop y un revés suyo a la red lo dejaron por el piso. La situación golpeó profundo.
Los siguientes dos juegos, idénticos. Nadal sacó un doble break point —y un tercero— en el 5-5 a fuerza de buenas defensas y errores de Fognini. Y como estocada final, el español levantó un 15-40 a través de cuatro derechas erradas por parte del italiano. Su oportunismo y mejor posición en las situaciones límite, las claves.

Hamburgo
Internet


 

Ver comentarios