Volvieron las lapas
Hacemos todo lo posible para que este proyecto crezca, explicó Guisella Arroyo, supervisora del proyecto. Internet/La República
Enviar

Iniciativa logra repoblación de una especie casi extinta

Volvieron las lapas

Unas 300 han sido liberadas en la última década

Tras casi desaparecer por la caza indiscriminada, las lapas volvieron a volar en el país en mayor cantidad gracias al esfuerzo de un grupo de especialistas en el Centro de Rescate Zoo Ave, quienes reproducen la especie.

201309210001470.n44.jpg
Alrededor de 300 lapas han sido liberadas por más de diez años —como resultado del rescate de animales en cautiverio—, que eran utilizadas como mascotas, pero a través de este proyecto sirvieron para criar más animales que sí podrán volver a la naturaleza.
Algunas zonas del país como San Josecito en Golfito recuperaron la especie, después de estar al borde de desaparecer.
El proyecto nació en 1998, como respuesta a la desaparición de las lapas en algunas zonas del país, pero el esfuerzo de años permitió ver los resultados en fechas más recientes, apoyado por el cambio en la conciencia ambiental de la sociedad.
El proyecto no permite la liberación de las lapas que ingresan al centro de rescate, sino de sus crías, este es un animal que adquiere comportamientos humanos muy rápido, por eso tiene pocas posibilidades de liberación.
En algunos casos la lapa pasa años en condiciones domésticas que le impiden volver a volar o alimentarse sola en ambientes externos.
Sin embargo, conforma un banco genético que permite que sus hijas sean liberadas, lo que hace posible esta iniciativa que busca repoblar las zonas donde geográficamente habitan por tener las mejores condiciones de sobrevida.
Lograron reproducir 70 lapas en los últimos tres años, durante cada etapa realizan cambios de dietas y cuidados, para hacer una combinación óptima para la cría.
“Hemos visto resultados exitosos desde que inició el proyecto, por ejemplo, en San Josecito la lapa roja se extinguió, pero ahora con la reintroducción ya tienen hijos e incluso nietos”, indicó Guisella Arroyo, supervisora del proyecto.
En esta zona tienen dos trabajadores que se encargan de monitorearlas y velar por su desempeño en la naturaleza.
La lapa que nace no se puede liberar, pasa al menos un año con sus padres y luego es trasladada a Golfito, donde comienza a practicar vuelo, adaptarse al clima, para que luego de un tiempo sea puesta en libertad.
Los encargados del proyecto esperan reproducir el doble de estas lapas, lo que lleva una inversión millonaria y más entrada de lapas al centro.
Por lo que necesitan el apoyo de la empresa privada para la compra de suministros y la contratación de personal que permita incrementar el número de animales rescatados y por consecuencia los que podrán ser liberados en los bosques.
Zoo Ave invierte alrededor de ¢2 millones por año para cada animal recibido y el proceso posterior para tener crías que puedan ser liberadas.

Angie Calvo
[email protected]

Ver comentarios