Volkswagen arrebata la corona de número uno en ventas a Toyota
Foto Bloomberg.
Enviar

Toyota Motor ha perdido el título de mayor fabricante de automóviles del mundo en ventas ante Volkswagen, tras un reinado de cuatro años, por la caída de la demanda de su sedán insignia Camry en Estados Unidos y la expansión de las ventas en China a un ritmo más lento que el resto del mercado.

Las ventas mundiales de Toyota, incluidas las divisiones de Hino Motors y Daihatsu Motor, aumentaron un 0,2% a los 10,2 millones de vehículos en 2016, según informó el fabricante de automóviles japonés el lunes. Esta cifra es inferior al récord de Volkswagen de 10,3 millones de automóviles, camiones y autobuses, lo que supone un incremento del 3,8%.

No obstante, Toyota continúa superando a su competidor europeo en otro referente clave. Los beneficios de Toyota fueron más del doble que los de Volkswagen en el período de seis meses hasta finales de septiembre, según datos recabados por Bloomberg. Ninguna de las empresas ha anunciado resultados para el trimestre que finalizó el 31 de diciembre.

El año pasado las ventas de Toyota fueron inferiores a las de Volkswagen debido principalmente al cambio de dinámicas en los principales mercados internacionales para ambos fabricantes: Estados Unidos y China. Si bien la empresa japonesa sufrió el efecto de una desaceleración generalizada de las ventas en el sector automovilístico de Estados Unidos, VW se benefició del crecimiento en China y de un recorte de impuestos que ha espoleado la demanda de los consumidores desde 2015.

En el futuro, Toyota tendrá que hacer frente a posibles tensiones comerciales por la presión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a los fabricantes internacionales para que produzcan más automóviles y camiones en Estados Unidos. Por su parte, VW se enfrenta a una desaceleración de la demanda en China ante la finalización de los incentivos fiscales.

Desde que entró en funciones, Trump ha retirado a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, ha reiterado la promesa que hizo durante su campaña electoral de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte --que afecta a México-- y se ha reunido con fabricantes de automóviles para persuadirlos de que mantengan operaciones de producción en Estados Unidos.

Toyota invertirá $10 mil millones en Estados Unidos a lo largo de los próximos cinco años, manteniendo el ritmo del gasto del último lustro y sumándose a otros fabricantes que han anunciado proyectos en respuesta a las presiones del presidente para que creen empleo en Estados Unidos. Tras criticar los planes de Toyota de abrir una fábrica de Corolla en México, Trump reprendió a Japón la semana pasada por enviar a Estados Unidos cientos de miles de automóviles a través de lo que, según dijo, eran “los barcos caen más grandes que nunca he visto”.

“Trump es un riesgo mayor para Toyota que para Volkswagen porque el fabricante de automóviles alemán tiene una exposición limitada al mercado estadounidense”, señaló Ken Miyao, analista de Carnorama, una firma de análisis de mercado con sede en Tokio. “Toyota ha invertido para abrir una nueva planta en México y tendrá opciones limitadas para apelar a Trump”.


Ver comentarios